A ras de pueblo

Entre las experiencias que desde 1959 han distinguido a la Revolución Cubana, está el contacto que, hasta en las situaciones y momentos más complejos, ha tenido la dirección política del país con la población.

Fidel fue y será el maestro por excelencia en tal sentido. No tenerlo físicamente entre nosotros no significa que se debilite o se pierda esa vinculación: base, como él mismo dijo, para la fortaleza del Partido.

Visitas como las realizadas por el Primer Vicepresidente cubano Miguel Díaz-Canel a Punta Alegre, hace apenas unas horas; Esteban Lazo Hernández, Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular y otros dirigentes del Partido y del Estado, han demostrado, también, la correspondiente gratitud que anida entre miles de personas humildes, cada vez que una figura así baja hasta las raíces de los barrios y comunidades para intercambiar con la población.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *