¡A recuperarnos!

Que no quede duda que los cubanos tenemos ese don genético de recuperarnos antes las calamidades, incluso hay quien se ríe. Estas imágenes tomadas en poblados como Punta Alegre y Júcaro, uno al Norte y otro al Sur no dejan mentir. No queda de otra que recuperarnos, y pensar que Irma no fue más que un romance casual que quiso la naturaleza, que nos golpeó, nos abandonó y ahora decimos: ¡Olvídala y pega la vuelta!

¡A recuperarnos!
¡A recuperarnos!
« 1 de 6 »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *