Yuyu, la enfermera de todos

Como cada mañana desde hace aproximadamente 15 años, se levanta temprano, orgullosa de ir hacia donde sabe que alguien la necesita. De baja estatura y pelo negro, donde le resalta su cofia, Yuslenis Asencio llega a su consultorio, en calle Martí de la capital provincial de Ciego de Ávila, con una dulce sonrisa, deseándoles a todos los buenos días.

El amor por su profesión se le nota de tan sola mirarla. Vive enamorada de lo que hacen, aunque sabe perfectamente que todo no es color de rosa, pero se empeña en que su pincel lo pinte todo así.

Un episodio doloroso en su vida, le hizo escoger esta profesión, enfermera. Y fue ello precisamente, además del amor y la sensibilidad con que trata a sus pacientes, que comprende todo el sacrifico que encierra esa palabra. Es capaz de sentir el dolor y la angustia de los pacientes, por eso los trata con la sensibilidad que caracteriza a su persona.

El altruismo es una de las características esenciales en esta profesión, por eso a la seño Yuyu, como le llaman sus pacientes, la puedes encontrar en su consultorio, en la comunidad haciendo terreno, o visitando a algún que otro vecino que la invita a tomar café. Pero quienes la necesiten tendrán siempre un rostro sonriente y la mirada comprensiva de esta avileña, profesional de la enfermería, que se siente orgullosa de haber cumplido uno de los grandes sueños de su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *