Aplica Ciego de Ávila ambicioso proyecto en fruticultura

Trabajadores de la Empresa Agroindustrial Ceballos de Ciego de Ávila pusieron en práctica un ambicioso proyecto para incrementar el desarrollo de la fruticultura y extenderla a más de seis mil hectáreas con el apoyo del sector cooperativo y campesino.
El programa tiene el respaldo de las mil 233 hectáreas de guayaba plantadas y las tres mil 760 de mango, además de limón, toronja, naranja y papaya, informó a la ACN el ingeniero Wilver Bringas Fernández, director general de la entidad.
Dijo que el propósito es continuar también el fomento de la piña en el polo productivo del sur avileño, donde existen 702 hectáreas de ese cultivo y se trabaja para llegar a dos mil antes de que concluya el próximo año, especialmente la MD-2 y la Española Roja,  la primera la más demandada en naciones europeas por su tamaño, dulzura y exquisitez.
Bringas puntualizó que las lluvias de los últimos días afectaron algunas plantaciones en el municipio de Venezuela, pero los labriegos prosiguen sus faenas para restablecer los campos dañados en suelos que se caracterizan por su arcilla roja y fertilidad.
Los piñeros dedicados a la labranza no utilizan sustancias agresivas a los plantíos durante el último ciclo de la cosecha, a lo que se une el estricto cumplimiento del paquete tecnológico y la protección del medio ambiente, significó el ingeniero Reinaldo de Ávila Guerra, especialista de la empresa.
Simultáneamente con los planes de la entidad, se avanza, asimismo, en la infraestructura industrial del combinado de Ceballos, donde se han invertido más de 21 millones de pesos para su mejoramiento fabril, indicó Ávila Guerra.
Se trabaja además con vistas a exportar néctares, puré de frutas, concentrados asépticos, pasta de tomate, jugos, papaya sulfitada, aceite esencial, dulces en almíbar y barras de guayaba, entre otros productos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *