Aprovechan avileños la humedad para aumentar siembra de caña

Las lluvias esporádicas de junio y julio en Ciego de Ávila son aprovechadas convenientemente para incrementar
la siembra de caña, que ya asciende a siete mil hectáreas desde enero hasta la fecha.

El objetivo es lograr en el segundo semestre plantaciones similares para igualar la superficie cubierta del 2016, cuando los plantíos superaron las 15 mil hectáreas, aunque en este territorio siguen presentes las sequías hidrológica y agrícola, ambas con afectaciones por el déficit de humedad.

Simultáneamente con el período de zafra, la provincia acrecentó la roturación, pase de grada y surquería, pero la situación climática fue desfavorable, aseguró el ingeniero Jorge Félix Martín, especialista de la Empresa Azucarera de Ciego de Ávila.

Brigadas vinculadas a los centrales Ciro Redondo, Ecuador, Enrique Varona y Primero de Enero, acometen una ofensiva en el fomento de la gramínea, además del cultivo a los retoños, el desyerbe integral y el empleo correcto de fertilizantes y del bioestimulador Fitomás-E, que beneficia el auge de los tallos.

El ingeniero Miguel Lima Villar, experto en la producción azucarera, precisó que la palabra de orden es la calidad en los cultivos con la limpia manual y mecanizada para alcanzar mayor materia  prima en venideras zafras, sin olvidar las resiembras y  la composición de cepas por variedades y edades.

Cooperativas de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños también libran una batalla igual con el propósito de sobrepasar en la venidera cosecha el promedio de utilidad, que fue únicamente de 38 toneladas por hectárea.

Los rendimientos pueden variar mucho debido a factores como propiedades físicas y químicas del suelo, prácticas de cultivos, tipo de especies, control de malezas, ataques de plagas y enfermedades y situación ecoclimática, indicó Lima Villar.

La mayor o menor integración de esos elementos en la forma óptima la hace comparativamente superior a otras para un buen desarrollo de los campos, pues en ellos actúan el aire, suelo, luz, temperatura, la lluvia, el brillo solar, la humedad y los vientos, explicó Lima Villar.

Agencia Cubana de Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *