Artista de voces y micrófonos

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Ángel Lorenzo Broche Ruedas recibió la distinción Maestro de Radialista. A propósito del acontecimiento dialogamos con él.

“La emisora es mi vida”, enfatizó Ángel Broche Ruedas
“La emisora es mi vida”, enfatizó Ángel Broche Ruedas

De cómo un profesor de física termina frente a un micrófono y apasionado por la radio, Ángel Broche Ruedas  puede dar algunas lecciones, más lo imprescindible lo ha cultivado durante más de 20 años dedicados a este medio.

Casi fortuitamente conoció que el programa Cantares, de música latinoamericana en la emisora provincial Radio Surco, necesitaba un director. No lo dudó y se aventuró. Hoy, a pesar de tantas vivencias y emociones, reconoce que un artista nunca logra tranquilidad creativa o reposo emocional.

-¿Cómo te insertaste en un medio tan distante a tu profesión?

– Soy graduado de Física y Astronomía. Me desempeñaba como subdirector de internado en el Instituto Preuniversitario de Ciencias Exactas (IPVCE) cuando me presenté a los estudios de Radio Surco. Me aprobaron y, desde entonces, no he parado de superarme. Escribo guiones, pasé cursos de actuación y dirección, me fui acoplando a la rutina del medio. Al tiempo, me sentía como uno más.

-Guionista, director, actor ¿cómo conjugas tantas funciones?

– Es difícil e intentar lograrlo me lleva casi todo el tiempo del mundo. Cuando uno actúa deja de ser uno mismo para adentrarse en otras pieles. La dirección de un programa te permite aprender y enseñar a la vez. Cuando escribes puedes soñar, crear y construir historias. En mi vida solo he hecho dos cosas: ser profesor y trabajar en la radio.

-¿Cuál de los programas te ofrece mayores oportunidades para crear?

– Sin dudas, el gallo Ciriaco porque para cada emisión tienes que inventar una nueva historia o un conflicto capaz de ser entendido por los más pequeños. Yo nunca había escrito para niños hasta un día cuando presenté este proyecto y a la gente le gustó. En diciembre se cumplirán 20 años de su primera salida al aire y no deja de exigirme mucho en todos los ámbitos, pues imagino y creo en igual proporción. También, ha sido el que más satisfacción personal me ha dado por la buena acogida del público.

-Ha sido Ciriaco uno de los personajes que más audiencia ha convocado en los últimos años…

– Una vez quisimos celebrar el cumpleaños de Ciriaco, en el teatro de la antigua emisora, con unos pocos niños y con dinero salido de nuestros bolsillos. Al año siguiente, este local se nos hizo pequeño y decidimos usar la sala Abdala. Luego, conquistamos apoyo de diversos organismos e instituciones, y nos trasladamos al Teatro Principal. También se nos quedó corto.

“Cuando veo esa cantidad de público a veces dudo que vengan por Ciriaco, mi creación, mi trabajo, mi empeño. No lo puedo creer.”

-¿Qué elementos no pierdes de vista para lograr un programa de calidad?

– Un programa no es un producto exclusivo del director. Este necesita un buen equipo a sus espaldas para obtener un trabajo con calidad y dedicarse solo ajustar mecanismos. Yo insisto en respetar el perfil de cada espacio y en el lenguaje radial, en la precisión, en la claridad de las ideas, y en el hecho de no apropiarnos de “frases” o “formas” ajenas a nuestro idioma o a los términos habituales del lenguaje popular. El locutor tiene que ser un referente por la proyección, la voz, y la actitud ante el micrófono.

-Por primera vez se entregó la distinción Maestro de Radialista y estuviste entre los homenajeados ¿fue una sorpresa?

– Fue una sorpresa tremenda. Fui seleccionado, junto a otros compañeros, para participar en un taller nacional de directores de radio y en medio del evento anunciaron la entrega de la distinción. Yo estaba un poco desconectado y cuando escuché mi nombre me quedé paralizado, atónito, no lo creía, no tenía la certeza de que fuese yo. Me decidí a ir al frente y la emoción fue indescriptible.

-¿El artista ha olvidado sus días de profesor?

– Nunca. La radio ha sido un espacio donde he continuado enseñando a los más jóvenes, ¡claro con herramientas diferentes! He impartido cursos y talleres sobre locución, dirección de programas, asesoría, e historia. Si tuviese que elegir volvería a ser maestro, pero para enseñar desde la radio.

Un comentario sobre “Artista de voces y micrófonos

  • el 2 Noviembre, 2017 a las 6:39 pm
    Permalink

    Para todo el colectivo de trabajadores del Centro provincial de Promoción de Salud y Prevención de Enfermedades, es un orgullo poder contarles que el “profe Broche” es uno de nuestros alumnos diplomado en Promoción de Salud y que cada día en su trabajo aplica la promoción porque lo lleva en el alama y en su martiana conciencia, talvés por eso le colaboramos cada vez que no los pide, esos son los buenos y verdaderos maestros que ha forjado la revolución, los que no necesitan un aula para enseñar valores, para trasmitir conocimientos, personalmente estoy enamorada de ciriaco, hasta cuando mete la pata y le da un jarabe que inventó a remolino, para enseñarnos a no automedicarnos. Gtracias profe.

    Respuesta

Responder a Yeline Ruiz Betancourt Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince + Once =