Ayuda la agroecología a los cítricos de Ciego de Ávila

El rescate de cítricos como la toronja criolla está entre las proyecciones de la Empresa Agroindustrial Ceballos (ACN)
El rescate de cítricos como la toronja criolla está entre las proyecciones de la Empresa Agroindustrial Ceballos (ACN)

El empleo de la agroecología en Ciego de Ávila está contribuyendo a la frondosidad de las plantaciones de naranja, limón y toronja en el centro y sur avileños, donde hay 750 hectáreas en total.

La cifra es solo un punto de despegue, pues hace un decenio la epidemia de Huanglonbing (HLB), conocida también como Dragón Amarillo, destruyó las cuatro mil hectáreas citrícolas avileñas y hubo que aumentar aceleradamente los frutales.

Además de la utilización de viveros tecnificados con posturas de calidad, los citricultores aplican a los suelos el compost, cachaza azucarera, materia orgánica, lombricultura y también las producciones de los Centros Reproductores de Entomófagos y Entomopatógenos (CREE), de los que Ciego de Ávila tiene 11 en funcionamiento.

Uno de los abanderados de la iniciativa es  Lupe López Rosa, administrador de la Unidad Empresarial de Base La Estrella, la que  más naranja y limón ha acopiado mediante el uso de medios biológicos en sustitución de los nocivos productos químicos.

López Rosa aseguró que continuarán la aplicación de técnicas agroecológicas por ser una acción productiva y socioeconómica, que protege las futuras generaciones, la erosión del suelo y su calidad, ahorra energía, aporta alimentos sin usos químicos y   favorece la biodiversidad.

El proyecto agroecológico forma parte de una estrategia nacional del Ministerio de la Agricultura para rescatar paulatinamente las áreas destruidas  a mediados de la pasada década.

Plagas y enfermedades que empezaron a surgir en 2001 y poco a poco se extendieron a todo el país, devastaron naranjales, limoneros y otros árboles similares, especialmente por el nombrado Dragón Amarillo, explicó el ingeniero Wilver Bringas, director general de la Empresa Agroindustrial Ceballos.

Bringas comentó que fue necesario demoler y quemar las plantaciones para desinfectarlas totalmente, lo que requirió un gran esfuerzo, pero se impuso la voluntad de los trabajadores y se mantiene la recuperación citrícola, aparte de las nueve mil hectáreas de mango, piña, guayaba, papaya y otros en pleno desarrollo.

Tomado de ACN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *