Barcelona y Liverpool: goleada y misión cumplida

barza-champions-league.

No hay espacio para más, porque goles son amores y así, la tarea ya está cumplida para los clubes Barcelona y Liverpool, que saldaron con sendas goleadas y en rol de anfitriones, sus respectivos cotejos de ida en los cuartos de final de la Champions League 2017-2018. Ambos dormirán a piernas sueltas, luego de este paso firme de cara a la fase semifinal. 

En su inexpugnable cancha del Camp Nou, el conjunto español del técnico Ernesto Valverde le rompió rápido el catenaccio (candado defensivo) a la Roma italiana, y la venció 3-0. Realmente, para el cuadro culé no fue un partido pletórico de buenas mañas, como nos tiene acostumbrados. Pero sus jugadores se mostraron  contundentes, llegaban y volvían a llegar al área chica rival y, como el fútbol premia al que más ocasiones crea, entonces le “regaló” dos exquisitos autogoles.  

Iván Rakitic recuperaba balones, Jordi Alba subía veloz por el lateral izquierdo y Andrés Iniesta, el cerebro culé, bailaba a su antojo en el mediocampo.  ¿Y Messi? Bien, gracias, apenas se vio en el cotejo y no pudo combinar con su “socio” Iniesta. Pero no hizo mucha falta su presencia, porque la Loba se entregó sola, especialmente en el segundo tiempo. 

Con tanto tira-tira y tanta agresividad frente a la cabaña del arquero brasileño Allison, solo faltaba que llegara el invitado Don Gol. Y ese, como el Barza no lograba fructificar, lo puso la casa propia. El primer primero fue de Daniele De Rossi, al minuto 38 y el otro al aval de Konstantinos Manolas (55′).

Mientras, Gerard Piqué (59′) y Luis Suárez (87′) concretaron la goleada culé. El bosnio Edin Dzeko (80′) anotó el único tanto de la Roma, que creó varias situaciones en la media hora final. Pero las atajadas del cancerbero alemán Marc-Andre ter Stegen, evitaron males mayores.

El partido de vuelta, del venidero martes 10, será de puro trámite. Esta goleada del Barcelona lo vuelve a incluir en una semifinal de Champions, después de dos eliminaciones consecutivas en cuartos.

En el otro juego de la fecha, un Liverpool muy contundente se mostró “inhospitalario” en su feudo del Anfield Stadium y goleó 3-0 al Manchester City.

Una vez más, Pep Guardiola, el técnico español del Mánchester City, indicó el toca-toca, el avance de las líneas y la salida de sus laterales por las bandas. Jürgen Klopp, el adiestrador alemán del Liverpool, diseñó un guión para contrarrestar ese presumible ataque –que nunca hubo-, y confío en la velocidad de su “tridente” ofensivo. integrado por Mohamed Salah, Firmino y Sadio Mané.

Las estadísticas del juego reflejaron lo que se esperaba: el City tuvo un 66 por ciento de dominio del balón, mientras que hubo apenas un 34 para el Liverpool, que marcó sus tres goles en el primer tiempo. El egipcio Salah anotó al minuto 12, Alex Oxlade-Chamberlain lo hizo en el 21′ y el senegalés Sadio Mane cerró cifras en el 31′.

Entonces, el Liverpool ya hizo la tarea al igual que el Barcelona. El próximo martes, la vuelta en Mánchester será para completar un calendario oficial de competencias. Y Guardiola volverá a decirle adiós a una Champions, igual que le sucedió cuando dirigió al Bayern Múnich.

Tomado de Cubahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *