Beneficia a la economía cubana el ganado menor avileño

Criadores de los sectores estatal y campesino en Ciego de Ávila aumentaron de enero a septiembre a más de 86 mil 700 el número de chivos y carneros destinados a la producción de carne, lo cual sustituye importaciones y beneficia la economía nacional.

La cantidad de ovinos y caprinos está por encima del período precedente y las ventas al turismo ascendieron a 40,5 toneladas, equivalente al 110 por ciento de cumplimiento, informó a la ACN el ingeniero Noelvis Sotuyo, director de la Unidad Empresarial de Base de
Ganado Menor en la provincia.

Sotuyo agregó que además se mantiene el suministro de perniles y lomos deshuesados a las seis carnicerías que posee el territorio en los municipios de Ciro Redondo, Majagua, Florencia, Ciego de Ávila, Baraguá y Venezuela, donde siempre hay amplia demanda.

Entidades pecuarias y de cultivos varios también disponen de ese tipo de rumiantes, pero inferior al proyecto que encabezan los colectivos de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), entre los cuales sobresalen los de la localidad de Venezuela.

Uno de los objetivos con el ganado menor avileño es sostener el desarrollo de cabras de buena raza y de leche caprina a la fábrica de queso instalada en Baraguá, perteneciente a le Empresa de Flora y Fauna y tributaria de la llamada industrias sin chimeneas, añadió el
dirigente.

Dijo que está en marcha un programa para incrementar las granjas multiplicadoras en la reproducción, el ensamblaje de jaulas para fomentar la críanza de conejos y extender la inseminación artificial en chivos y carneros.

Según el directivo, el proyecto incluye la siembra de plantas proteicas y forrajes que garanticen alimento animal durante todo el año.

Las cooperativas de producción agropecuaria Raúl Martínez y Reinaldo Maning, del municipio cabecera y Majagua, en ese orden, son las más destacadas en la crianza de esos rumiantes, destacó Hanoi Sánchez, presidente de la ANAP en Ciego de Ávila.

Individualmente se distinguen Braulio Luis Hernández, de la finca La Cabera, en Ciro Redondo, y Juan José Bravo Oropesa, del poblado de
Jicotea, por la entrega sistemática de queso y leche de cabra al disponer ambos de amplios rebaños, reconoció Sánchez.

Tomado de ACN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *