Brisbany por el mejor rumbo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

A Brisbany Recio Pérez la recia idea de estudiar periodismo no solo se le metió con huracanada fuerza en la cabeza… también por todo el cuerpo.

Por eso, cuando por razones de salud le indicaron permanecer su año de servicio militar vinculado al periódico Invasor , vio los cielos más abiertos aún.

“Desde pequeño siempre me gustó conocer un poco de todo, leer, investigar, recopilar datos… Ya más grande, fui aprendiendo que la prensa está hecha para llegar a la gente, reflejar lo que sucede, informar y, sobre todo, para ayudar a resolver problemas. Por eso me incliné por el periodismo al terminar mi preuniversitario.”

En verdad, Brisbany comenzó su etapa de servicio militar en tareas de enfrentamiento al mosquito Aedes aegypti, para impedir que el peligroso vector continúe transmitiendo enfermedades, pero le detectaron un pequeño problema cardiaco y lo aconsejable fue cambiarlo de escenario.

“Ese tiempo que estuve en Invasor —explica— antes de comenzar mi vida de estudiante universitario, fue importantísimo para mí, no solo por lo que pude empezar a aprender en el orden profesional, sino también por el ambiente verdaderamente familiar que se respira en este órgano de prensa.

“Aquí he aprendido que se puede trabajar en un lugar y sentirse, al mismo tiempo, como en la propia casa. Me gusta mucho, además, la dedicación que caracteriza a este colectivo. Hay un ritmo bastante fuerte, que obliga a estar todo el tiempo activos, pero eso no me preocupa, ni me atemoriza; todo lo contrario, me parece muy bien que sea así; por eso el periódico tiene buenos resultados.”

Vinculado al archivo, Brisbany ha sido como el hijo de los menos jóvenes y el hermano menor de los más nuevos.

Muy maduro para su edad, respetuoso, con un carácter más bien serio, aunque apto para largar esa sonrisa abierta que le brota desde el fondo de su infancia, da la impresión de ser uno de esos muchachos recién graduados, dispuesto a trabajar donde sea necesario, a cualquier hora.

Lo demostró a punta de escoba durante las limpiezas generales en el medio de prensa, ayudando a Magali, la compañera del pantry, durante la celebración de los cumpleaños colectivos o individuales (como el que a él mismo le festejaron), en las reuniones con todos los trabajadores e incluso inmediatamente después de azotar el huracán Irma, cuando fue de los primeros en llegar al periódico para ayudar en lo que hiciera falta.

Esos son los estudiantes de periodismo que necesitamos… jóvenes que no dejen, ni en el aula, ni en ningún otro espacio, duda acerca de cuán recto y co-rrecto es el rumbo que han tomado.

 

 

Un comentario sobre “Brisbany por el mejor rumbo

  • el 24 Noviembre, 2017 a las 11:54 pm
    Permalink

    Esto parece una entrevista de un niño de primer grado por favor……

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 1 =