Buscan vías para recuperar fondo habitacional de Punta Alegre

La comunidad pesquera de Punta Alegre en Ciego de Ávila es el centro de análisis sobre las vías más efectivas para agilizar la recuperación del fondo habitacional con la integración de todos sus habitantes, lugar donde se concentran las mayores afectaciones del huracán Irma dentro de la provincia.

Allí se registraron más de 500 derrumbes totales de los 4000 que exhibe la provincia, luego del paso del fenoméno hidrometeorológico más desvastador del último siglo en Cuba, pero se analizan las mejores propuestas para la interveción popular, dentro de un programa que benefiaciará a todos los dannificados con los recursos materiales y pago de estos.

Lina Pedraza Rodríguez, ministra de Finanzas y Precios, debatió sobre las facilidades que se brindan en el pago de los materiales de la contrucción y la bondad que representa el mismo proceso para emplear en las diferentes labores de la recuparación a quienes aspiran a un crédito bancario para reconstruir sus casas.

Pedraza Rodríguez enfatizó que hoy más que nunca las comunidades afectadas demandarán de fuerza de trabajo para ejercer las manualidades en la construcción y recontrucción de viviendas: como albañiles, ayudantes, carpinteros, plomeros, techadores, etc, además de otros trabajos vinculados con la limpieza y el saneamiento.

La provincia avileña nominaliza preliminarmente una 30 000 viviendas afectadas, sobre todo en las comunidades de Júcaro, Turiguanó, Falla y Punta Alegre, donde todavía se trabaja para el restablecimiento del servicio eléctrico, por el deterioro de las redes exteriores, y según los funcionarios de la Organización Básica Eléctrica solo restan 72 horas para concluir las tareas.

Eulalia Ferrer Carrillo, vecina de Punta Alegre, manifestó su gratitud por la ayuda integral prestada y mostró su confianza de que el poblado quedará mejor que antes del huracán por la unidad de avileños y cubanos, reunidos allí mediante brigadas para resolver tantos problemas dejados por los embates de las lluvias, el viento y el mar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *