Camilo Cienfuegos vida e historia.

El 6 de febrero de 1932 nace en la barriada de Lawton, Diez de Octubre, en Ciudad de La Habana Camilo Cienfuegos Gorriarán.

Cursa sus primeros estudios en la escuela pública número 20 de San Francisco de Paula, como alumno de la profesora Luisa Sánchez y termina el sexto grado en la escuela pública 105.

Desde pequeño le gusta el béisbol, y en 1947 participa en el campeonato de béisbol intercolegial. También integra el equipo campeón de voleibol entre escuelas secundarias.

Con 17 años de edad, ingresa a San Alejandro, pero en el primer año  abandona sus estudios por problemas económicos. Durante el período en que fue estudiante de San Alejandro, trabaja en la tienda “El Arte”, como aprendiz de sastre. Su temperamento jovial y sonrisa franca, le hacía ganar amigos desde el primer encuentro.

En el año 1948 participa en las protestas populares contra el aumento del pasaje en ómnibus, y al producirse el golpe de estado de Fulgencio Batista, el 10 de marzo de 1952, Camilo, con un grupo de jóvenes concurre a la Universidad en procura de armas para resistir a la dictadura.

Dos años más tarde se vincula en serio a la lucha contra la dictadura de Batista y es fichado por los órganos represivos. Con solo 21 años y buscando mejores oportunidades económicas para su familia y protección para su vida decide emigrar hacia Estados Unidos, donde Trabaja como obrero y camarero en varias ciudades.  Allí se vincula con emigrados de Latinoamérica y detenido en San Francisco por el departamento de inmigración debido a sus actividades subversivas y deportado a México, donde un año más tarde establece contacto con Fidel Castro, quien organizaba una expedición revolucionaria que regresaría a Cuba para luchar contra el régimen de Batista.

El 2 de diciembre de 1956 figura entre los 82 expedicionarios del Yate Granma que desembarcaron por Los Cayuelos en la costa sur de Oriente.

Camilo participa en la toma del cuartel del Uvero, también en el primer combate de Pino del agua, donde resulta gravemente herido. Por su carisma y perspicacia se hace amigo inseparable del Che y uno de los hombres de confianza de Fidel Castro.

 A finales de 1958, ya en las lomas del Escambray, la vanguardia de Camilo, al mando de Félix Torres y del capitán William Gálvez inicia el cerco sobre el cuartel de Yaguajay para doblegar la resistencia de la guarnición del ejército batistiano en la zona al mando del capitán Alfredo Abón Lee. La conocida Batalla de Yaguajay se extiende hasta la tarde del día 31 de diciembre y representa un golpe decisivo del Ejército Rebelde para debilitar las fuerzas de Fulgencio Batista. Su liderazgo en este hecho lo hizo acreedor del epíteto; El Héroe de Yaguajay.

El 28 de octubre de 1959, cuando regresaba de Camagüey a La Habana, luego de apresar al traidor Huber Matos, Camilo desaparece físicamente por un accidente de avión a causa del mal tiempo.  Este hecho fue uno de los más conmovedores de la historia revolucionaria, pues Cuba pierde a uno de los hombres más valerosos que vio nacer esta tierra.

La legendaria figura de Camilo se acrecienta con el paso de los años. Su fidelidad a la patria, a la Revolución y a Fidel, con quien nunca estaba en contra, ni en la pelota; demuestra la grandeza de ese humilde sastre que, con sonrisa franca, y temperamento jovial, se convierte en uno de los más carismáticos dirigentes de la Revolución Cubana.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *