Casi al tope manto freático de Ciego de Ávila

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

La última medición realizada a los pozos confirma lo esperado por muchos: con las lluvias de septiembre y octubre, el manto freático de la provincia acabó de recuperarse por completo, excepto en el área donde se ubica la fuente de Ruspoli, en la que los especialistas fijan sus expectativas, pues allí, también, persiste el proceso de infiltración.

Según confirma el Departamento de Servicios Hidrológicos de la Dirección Técnica de la Empresa de Aprovechamiento Hidráulico, la deuda existe solo en ese segmento, perteneciente al sector hidrogeológico No. Cinco, de la cuenca Norte, que a la llegada del ciclón Irma llevaba meses con el nivel en las reservas estáticas y al cierre de octubre dispone de 40,5 millones de metros cúbicos, el 76 por ciento de la capacidad total de almacenaje.

• Consulte la información con los datos del Boletín anterior

Ocurre el inconveniente  porque el piso de este se haya en forma de vaso inclinado, con la parte alta hacia Ciego de Ávila y la más profunda en la zona de Morón.

Con lo acumulado hasta ahora y la perspectiva de que siga aumentando el volumen en el subsuelo, son reales las posibilidades de garantía del líquido para la estación de sequía que comienza.

Los 15 sectores hidrogeológicos en que se divide la geografía del territorio y que aportan más del 90 por ciento del agua para el consumo humano, animal, industrial y agrícola se encuentran, todos, en un balance positivo, en el cual destacan el Cuatro (al 133 por ciento) y el Tres del Norte (125), además del Tres (132) y el Uno del Sur (115), al tiempo que el menos beneficiado resulta el Seis, de la cuenca Norte, con el 58, no obstante contiene casi 40 millones de metros cúbicos.

Precipitaciones abundantes en octubre, ascendentes en la superficie provincial a 259 milímetros y equivalentes al 173 por ciento de la media histórica, permitieron seguir elevando el nivel del manto freático hasta la cota de 707,3 millones de metros cúbicos, de los 808 millones que posee como capacidad.

Si bien Ciego de Ávila vive, prácticamente, del agua subterránea, los embalses también han hecho su fiesta. De las seis presas hay cuatro rebosadas: Chambas Dos y Cañada Blanca, que de conjunto forman el hidroconjunto Liberación de Florencia, además de Las Margaritas, cercana al poblado de Jicotea, y Puente Largo, ubicada en los límites entre los municipios de Morón y Bolivia.

Solo tienen espacio en sus vasos Sabanas Nuevas, del municipio de Baraguá, que acopia el 89 por ciento de lo posible, y El Calvario, lindante entre Florencia y Chambas, con el 67.

En la actualidad las presas acogen un volumen de 144,3 millones de metros cúbicos, casi a punto del total que es de 149,1; las dos lagunas, La Leche y La Redonda, rebasan sus capacidades respectivas de 130 y 80 millones de metros cúbicos.

Tomado de Invasor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + cuatro =