Chispa en la vía

La locomotora china y los coches hunden las traviesas. El nivel de la línea baja durante el paso y los raíles gimen. Es difícil imaginar que sobre dos estrechos lingotes de hierro anden monstruos rodantes que superan las 100 toneladas de peso y los 100 kilómetros por hora de velocidad. Van y vienen, con todos sus vagones de carga de pasajeros y mercancías y, los raíles, estoicos, son capaces de aguantar y durar medio siglo, y más.

Uno aprende: un kilómetro de vía férrea lleva 1 800 traviesas, el ancho entre raíles es de 1 435 milímetros, en la época de frío es cuando más se parten los tornillos de las mordazas, por la contracción. Eso, y mucho más, me lo enseñaron Sebastián, Orestes, Iván, Julio, José… con sus historias no publicadas hasta ahora.

Chispa en la vía
Chispa en la vía
La primera alineación de los raíles se hace a ojo de buen cubero
« 1 de 4 »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *