En Ciego de Ávila queda mucho hacer contra el derroche de agua

El uso racional del agua en centros de Turismo, Salud, Educación y las industrias en Ciego de Ávila dista mucho de las normas fijadas, informaron fuentes de Recursos Hidráulicos en el territorio durante el balance del sector en 2017, celebrado hoy en esta ciudad.

En el polo turístico Jardines del Rey 13 hoteles cerraron el año anterior muy por encima de la cifra establecida de uso del vital líquido, y siete se ajustaron a su planificación.

Jorge Mena López, subdelegado económico de Recursos Hidráulicos en la provincia, precisó que los hospitales provinciales Antonio Luaces, del municipio cabecera, y Roberto Rodríguez, de Morón, también se sobregiraron en los metros cúbicos diarios por camas, fundamentalmente por problemas de salideros y herrajes en mal estado.

El combinado lácteo de la ciudad capital, la universidad de ciencias pedagógicas y las escuelas pedagógica y militar, se excedieron en el consumo de acuerdo a las normas, actualizadas en 2016, señaló Mena López.   

Abel Salas García, vicepresidente primero del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, puntualizó que contra los altos gastadores las directivas son bien precisas: están obligados a reutilizar el agua para el riego de sus áreas verdes, garantizar envases que permitan acumular las precipitaciones y montar desalinizadoras, en el caso de los hoteles de los cayos.

Otras medidas puestas en marcha -dijo- son las inspecciones estatales a esos grandes consumidores, y según las deficiencias se adoptan planes para reducir progresivamente los sobreconsumos hasta enmarcarlos en la norma.

Esas son las disposiciones, pues se transita por una etapa con tendencia a tener menos agua para el futuro, o sea no es suficiente el líquido que cae, se almacena y distribuye, acotó Salas García.

La tendencia es ganarle la batalla al derroche, ya sea mediante los cobros del consumo en los lugares que cuentan con metros contadores, o por la planificación de una cifra de suministro para el año, y la suspensión del abasto cuando se comprueba un uso incorrecto, dijo el directivo.

En el balance de 2017 del sector hidráulico avileño también se informó que fue insuficiente lo realizado en la solución de los salideros, y que para el programa de enfrentamiento a la sequía la provincia contó con 20 millones de pesos para la ejecución de 127 obras, de las cuales 113 terminaron el año con valor de uso.

Sin embargo, el ciclo de entrega de agua a la población de la ciudad avileña se comporta cada tres días o más, como promedio, lo cual no se corresponde con los 12 millones de pesos invertidos para acortar ese tiempo ahora que no hay sequía. 

Tomado de ACN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *