Comienza en Francia foro alternativo a cumbre del G-7 en Biarritz

El foro alternativo organizado por movimientos sociales y políticos en rechazo a la cumbre del G-7 comienza hoy con varias conferencias y talleres en las inmediaciones de esta ciudad francesa, sede de la reunión de las potencias mundiales.
Ante el fuerte despliegue de seguridad presente en la suroccidental urbe balneario para el evento, previsto del 24 al 26 de agosto, de los líderes de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido, decenas de organizaciones escogieron las localidades de Urrugne, Hendaye y Irun (en la vecina España) para la llamada contra-cumbre.

Pacifistas, defensores de los derechos humanos y del medio ambiente y activistas antineoliberalismo están desde el lunes en el país vasco francés en los preparativos de la movilización que tendrá su principal momento el sábado con una gran manifestación.

La primera jornada de la contra-cumbre, que incluye más de 70 conferencias, talleres y actividades culturales, tiene lugar en el Recinto Ferial de Gipuzkoa, situado en Irun, donde los participantes debatirán sobre la descolonización, el imperialismo y la alternativa de un mundo multipolar, la criminalización de los migrantes y el impacto negativo de los acuerdos de libre comercio.

También están en el programa las amenazas para la humanidad de las guerras, el militarismo y las armas nucleares, las privatizaciones y el peligro del nacionalismo y los muros.

El rechazo al capitalismo, la construcción de un mundo de igualdad y respeto a la soberanía de los pueblos, la demanda de atención al cambio climático, la defensa de la paz y la condena al autoritarismo, sobresalen entre los temas promovidos por las más de 100 organizaciones presentes a pocos kilómetros de Biarritz, convertida en un bunker.

La víspera, el ministro del Interior de Francia, Christophe Castaner, confirmó el despliegue de más de 13 mil 200 policías y gendarmes, apoyados por militares y modernas tecnologías.

Según el funcionario, las autoridades sabrán diferenciar las protestas pacíficas de las violentas, en alusión a las expectativas de que lleguen a la zona chalecos amarillos (movimiento que denuncia su criminalización por el gobierno), nacionalistas vascos y catalanes y el temido ‘Bloque Negro’.

Castaner advirtió que no se tolerarán ‘desbordamientos’ y que la respuesta será inmediata si se produjeran.

Tomado de Prensa Latina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *