Corávila en defensa de la música coral cubana

Corávila asume el reto de ponderar la música coral desde Ciego de Ávila.

Sus integrantes se suman al reto de mantener la calidad y el prestigio de la música coral en Cuba, la que constituye prioridad para el Centro Nacional de la Música de Concierto.

La agrupación avileña recibe el asesoramiento de la destacada maestra Alina Orraca, quien dirige en Cuba la Schola Catorum Coralina, y se siente comprometida con la calidad y el prestigio de la música coral en esta isla del Caribe.

El más reciente intercambio de la profesora Orraca con los jóvenes de Corávila responde a la evaluación sistemática que desarrolla el Centro Nacional de Música de Concierto en Cuba, parte de la docencia artística, que persigue insertar a esta y otras agrupaciones al catálogo de excelencia del género en el país.

Desde la máxima dirección de la academia coral en Cuba se incentivó al rescate de la Jornada “Coral Ávila”, creada desde el año 1999 por Ricardo Bustinza, y que debió tener lugar del 16 al 20 de este mes de febrero.

Sin embargo, la logística de la empresa Musicávila, convirtió en revés el empeño.

La mayoría de las agrupaciones corales invitadas se quedaron a la espera de poder vivir experiencias similares al Festival de Coros de Santiago de Cuba, y al de La Habana.

El espíritu de poder ampliar la formación de unidades corales en el país, gesto que iniciaran los maestros Electo Silva y Miguel García en Santiago de Cuba, Serafín Pro y Manuel Ochoa en La Habana, tiene seguidores que pretenden materializarlo, pero cuando las incongruencias logísticas atentan, la realidad es otra.

A decir de la maestra Alina Orraca, “…la membresía de Corávila está haciendo un trabajo con calidad, con un alto nivel artístico, con voces muy buenas, que determinan la armonía de la agrupación…”

En la pasada edición del Festival de Coros de Santiago de Cuba, la maestra Carmen Collado presentó a Corávila como la “revelación del festival”, por el excelente desempeño de su repertorio y por lo desconocido de su trabajo, a nivel nacional.

Alina Orraca asegura que el mayor perdedor de que no se realice la Jornada Coral en la provincia es el público, pues solo conoce el desempeño de Corávila y casi nunca tiene acceso a los quehaceres de otras agrupaciones del país, con un destacado aval a nivel internacional.

Ahora el mayor reto está en la constancia del trabajo de Corávila para visibilizarse dentro de los exponentes más reconocidos en el país.

Esta será la mejor manera de fortalecer el movimiento coral cubano y colocar al género en la estética formativa de los públicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *