Corona de oro para Elida en sus 100 años

La lluvia no impidió el agasajo a Elida Núñez Alonso por sus 100 años de vida, que con mucho amor, organizaran   sus  familiares y seres queridos.

Emperifollada desde los pies hasta la cabeza, con los labios pintados y  un hermoso vestido, la centenaria disfrutó de  la fiesta, cantó, bailó y hasta tomó algún que otro traguito.

“Cumplo 100 y nací el 14 de julio de 1917”, me dijo, antes de que le hiciera alguna pregunta.

La jovial anciana habla de sus recuerdos y saca a flote una de sus extraordinarias vivencias, el trabajo como enfermera por más de 60 años.  Cuenta que  fue una de las primeras enfermeras graduada en la provincia de Ciego de Ávila. Recuerda que en su natal Piedrecita, en Camagüey,  desde pequeña jugaba con sus primas a ser enfermera, desde entonces ya sabía cuál sería su vocación.

Con gran regocijo confesó que todavía extraña la cofia y la bata blanca. Casi una vida como enfermera obstetra, primero en la Clínica Olazabal, luego en el Hogar Materno y finalmente en la sala de parto del Hospital General Antonio Luaces Iraola de esta ciudad, donde recibió varias condecoraciones como la de vanguardia nacional por  varias décadas.

Jocosamente dice…a lo mejor yo te vi nacer, no imaginas cuantas bebés han pasado por estas manos, mientras las enseña, con un gesto de satisfacción.

A esta persona de cabellera blanca  se le ve alegre, siempre al tanto de lo que ocurre a su alrededor. No tiene receta que  ofrecer por haber llegado  al siglo de vida, solo vivir cada momento como si fuera el último y siempre hace el bien. Según cuenta nunca hizo dieta pues menos los mariscos come de todo.

Cuando me estoy despidiendo de Elida me dice con una sonrisa llena de picardía 100 años, son 100 años y voy a llegar a los 200.  Las dos nos sonreímos y entonces le dije,” Aquí estaré para otra entrevista”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *