Cosechadores de Ciego de Ávila se imponen a la sequía

Los cosecheros estatales y del sector cooperativo-campesino de Ciego de Ávila, produjeron de enero a la fecha 195 mil 200 toneladas métricas de alimentos agrícolas, lo que significa un reto a la sequía que sufre la provincia.

El total recolectado incluyó viandas, hortalizas, granos y frutas, el 105 por ciento de cumplimiento, aunque la cifra total todavía es inferior a la demanda al no disponerse del agua necesaria para el fertirriego en plantaciones que abarcan unas 15 mil hectáreas de los 10 municipios.

Los principales renglones acopiados para los mercados agropecuarios estatales y puntos de venta fueron viandas, hortalizas, granos, tubérculos y frutales, pero el tomate quedó por debajo de las 30 mil toneladas previstas por las afectaciones climáticas.

Resultó determinante la recolección de cuatro mil 848 toneladas de frijoles negros, bayos, colorados y blancos, la cifra más alta de los últimos cinco años para una campaña similar, y no fue superior por la carencia de agua, precisó el ingeniero Humberto Ortega González, subdelegado de la Agricultura.

La calidad de la semilla, el esfuerzo de los labriegos y el buen precio que tiene este alimento para los productores, fueron vitales en el programa de sostenibilidad alimentaria, además de ser un renglón que sustituye importaciones.

Los rendimientos de esos granos también marcaron índices muy favorables con promedios de dos toneladas por hectárea, informó el ingeniero Frank Güemes, funcionario de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, institución que aportó el 80 por ciento del total de la leguminosa.

Alrededor del 66 por ciento de lo cosechado en el actual año recayó en el sector cooperativo-campesino y el resto en las empresas de cultivos varios, demostrativo de la reanimación de la entidad de Acopio como elemento fundamental en la comercialización.

Cooperativas de la ANAP y entidades agropecuarias recibieron maquinarias nuevas el año anterior y se invirtieron más de 30 millones de pesos en agroindustrias y polos productivos, entre ellos, el de Ceballos y el de la empresa La Cuba, indicó el ingeniero Yeisel Vega González, especialista de la Agricultura.

Otro elemento esencial es la vinculación a los resultados finales de la producción, con promedio salarial que ronda los mil 400 pesos per cápita mensuales, agregó la fuente, aunque algunas empresas han sido morosas en el pago a los cosecheros.

Información de ACN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *