Crudo de Ciego de Ávila sustituye importaciones

Ciego de Ávila contribuye a la sustitución de importaciones de aceite dieléctrico en Cuba con la entrega a la industria del crudo, único en la Isla que sirve para obtener este tipo de grasa empleada en los transformadores eléctricos.

Lester Alain Alemán Hurtado, director de la refinería Sergio Soto, en Sancti Spíritus, entidad que asume la elaboración de ese tipo de lubricante, informó a la Agencia Cubana de Noticias que este 2017 el plan es de 985 toneladas, por debajo de las más de mil que lograban en años anteriores.

A pesar de disminuir la producción, dado el agotamiento de los yacimientos avileños, que se explotan por la Empresa de Perforación y Extracción de Petróleo (EPEP) Majagua, la entrega del crudo es vital para alcanzar este tipo de grasa por su bajo porcentaje de azufre, que oscila entre 1,9 y 2,0, explicó el directivo.

Puntualizó que con el hidrocarburo de Ciego de Ávila se logra, además, diésel, keroseno, aceites básicos demandados en la industria y en la agricultura, así como también la nafta, que se emplea para producir gasolina y como reductora de viscosidad.

La Sergio Soto, que en diciembre venidero cumplirá 70 años, fue la primera de las cuatro refinerías nacionalizadas en Cuba y la que comenzó el procesamiento del crudo que entró al país de la desaparecida Unión Soviética cuando Estados Unidos suspendió su entrega.

Armando Barroso Rodríguez, especialista principal de la EPEP Majagua, refirió que gracias a una transferencia de tecnología desde finales de 2015 optimizan la extracción del crudo en pozos deprimidos.

Por la eficiencia de ese equipo, marca Recoil, en el pozo de Pina 123, está propuesta como inversión para el 2018 la compra de otros 30 con el objetivo de generalizarla en dos de los cuatro yacimientos de la entidad, dijo Barroso Rodríguez.

La EPEP avileña está entre la veintena de entidades de Cuba-Petróleo certificadas con el sistema de gestión de la calidad por la norma ISO 9001 del 2008, aval que le permite posicionar los productos en el mercado para sustituir importaciones.

Wilfredo Suárez Pérez, director de la empresa, manifestó a la prensa que es un compromiso del colectivo, vanguardia nacional en 2016, mantener los altos índices de eficiencia industrial que muestran, a pesar de contar con equipamientos obsoletos y operar en campos agotados.

Según datos estadísticos por cada tonelada de aceite dieléctrico que el Estado cubano adquiere en el exterior debe desembolsarse unos dos mil dólares, mientras que procesarlo en el territorio nacional cuesta menos del 50 por ciento de ese precio. Entonces valen los esfuerzos por extraer el carburante de las entrañas de la tierra avileña.

Información de ACN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *