¿Deberíamos llamar sindemia a la COVID-19?

¿ Has escuchado el término sindemia? ¿Sabes en qué consiste y por qué es tan mencionado actualmente?

A finales de la década del 90′ el investigador estadounidense Merrill Singer acuñó la palabra sindemia para referirse a la concurrencia de dos o más enfermedades en determinados grupos de población, las que al interactuar tienen un efecto mayor en la salud. Este neologismo surge de la unión de las palabras sinergia y epidemia, y abarca en su análisis las condiciones sociales de los individuos.

En el 2019, un grupo de investigadores instauró el término «sindemia global» para aludir a tres fenómenos que afectan a grandes números de personas: obesidad, malnutrición y cambio climático. Con la aparición del virus SARS-CoV-2, reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una pandemia, algunos expertos han retomado el término y hacen un llamado a las altas instancias a que el nuevo coronavirus sea tratado como una sindemia.

Richard Horton, editor jefe de la revista científica The Lancet, abordó en un artículo que el impacto de la COVID-19 ha sido tan fuerte debido a la interacción con otras enfermedades no transmisibles, que interactúan en un contexto social y ambiental marcado por la inequidad social.

«No se trata de un simple cambio de terminología: entender la crisis de salud que estamos atravesando desde un marco conceptual más amplio abre el camino para buscar soluciones más adecuadas», expresó Laura Plitt periodista de BBC News Mundo, y agregó que «la interacción con el aspecto social es lo que hace que no se trate sencillamente de una comorbilidad.»

Merrill Singer ha referido al respecto que:

«Tenemos que abordar los factores estructurales que hacen que a los pobres les resulte más difícil acceder a la salud o a una dieta adecuada».

El riesgo de no hacerlo es enfrentarnos con otra pandemia como la de covid-19 en el tiempo que tome que una enfermedad existente se escape del mundo animal y pase a los humanos, como ha sido el caso del ébola y el zika, y que continuará ocurriendo a medida que sigamos invadiendo el espacio de las especies salvajes, o a raíz del cambio climático y la deforestación».

Indudable es que la multiplicidad de visiones y de opiniones son inherentes al desarrollo, y en las actuales circunstancias esta comprensión holística de los fenómenos de salud son indispensables para frenar el avance del nuevo coronavirus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *