Desafían la lluvia agricultores de Ciego de Ávila

 

Agricultores estatales y del sector cooperativo y campesino de la provincia de Ciego de Ávila acogen con parabienes las lluvias de mayo y afirman que hasta la fecha son más los beneficios que los perjuicios.

El ingeniero Carlos Blanco Sánchez, director de la empresa de cultivos varios La Cuba, dijo a la ACN que las precipitaciones atrasaron la siembra de maíz y la cosecha de frijoles, pero los restantes laboreos en plátano, boniato, otras viandas, frutas y hortalizas, prosiguen su marcha.

Desde el mes de febrero comenzó en esa agrupación  el acopio del banano  de fruta después de una recuperación de varios meses, con real de alrededor de 400 toneladas, mientras a partir de junio deberá empezar también la recogida de los primeros volúmenes del plátano vianda y del burro.

Antes del cruce del meteoro en los primeros días de septiembre pasado,  los trabajadores de la empresa líder en ese cultivo de la provincia garantizaban el 95 por ciento de la totalidad del plátano fruta al sector turístico de todos los territorios, con excepción de Guantánamo.

Ese colectivo de Ciego de Ávila tuvo 22 millones de pesos en pérdidas por el huracán Irma y más de dos mil hectáreas devastadas; sin embargo,  en  ocho meses y medio La Cuba se recuperó por la oportuna protección de las cepas, aplicación de fertilizantes, limpieza de malas hierbas y el deshoje de los campos bananeros, expresó Pedro Díaz González, especialista de la Agricultura.

Lo mismo sucedió en otras agrupaciones como las cooperativas de producción agropecuaria Paquito González, Revolución de Octubre y 26 de Julio, del municipio de Baraguá, que en labor conjunta con la entidad referida, mantienen allí una de las mejores zonas agrícolas del país, con más de 10 mil hectáreas en explotación, agua suficiente y tierra drenada.

Además del frijol, el maíz y el sorgo (tres cultivos esenciales que sustituyen importaciones), se prevé asimismo la siembra de garbanzo para ese polo productivo de Ciego de Ávila, que no requiere de grandes cantidades de agua y es un nutriente muy demandado por la población cubana, sin descuidar tampoco los restantes cultivos, explicaron dirigentes de la rama agropecuaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *