Día tras día lo cubano

El núcleo conceptual que define en Ciego de Ávila la expresión cultural caribeña de la unidad de lo diverso radica en lo real maravilloso que descubriera Alejo Carpentier en la nación haitiana, condición inalienable del Caribe.

Un componente cultural que dinamiza y configura la forma de ser del cubano es su condición insular, sumado el legado de las tradiciones haitianas y jamaicanas como plural expresión del Caribe que nos une

en toda su diversidad.

La cosmogonía como visión y enfoque trasciende la danza popular y un halo de lo real maravilloso se expresa artísticamente en la diversidad de expresiones culturales, pero es quizás en la culinaria donde mejor se matizan estas confluencias.

La cocina avileña tiene como singularidad los estratos simbólicos de sus antecedentes más humildes, de ahí la variedad de sabores y de distingos que van desde las más exóticas especias, hasta los mejunjes más insospechados.

Y en esa mezcla sinestésica de sabores y de olores, de colores y de transparencias también se erige lo cubano con sus esencias moriscas y españolas, africanas y caribeñas en una subjetividad colectiva que acrisola día tras día lo cubano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *