Diez años con Heberprot-P

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Desde hace diez años la aplicación de Heberprot-P ha contribuido a elevar la calidad de vida de quienes padecen úlceras de pie diabético. Después de 24 dosis, las estadísticas indican que el paciente regresa por sus propios pies a casa.

Entre las más de 600 personas que han recibido este medicamento en 2017, solo a cinco se le han practicado amputaciones, cifra que contrasta con las 15 realizadas en igual etapa del año anterior y reafirma a Ciego de Ávila en el tercer lugar nacional por sus resultados en el Programa de atención integral a la úlcera del pie diabético con el uso del Heberprot-P.

Aunque Juan Manuel Hernández de la Nuez, licenciado en Enfermería y promotor del Programa, insiste en que los resultados pudieran ser mejores si se reforzara la prevención de riesgos y la captación a tiempo en la atención primaria de salud, sabe como nadie de los desvelos por asegurar cada eslabón de la cadena.

Bajo la tutela de ocho angiólogos y 12 residentes de la especialidad se lleva a cabo la administración del medicamento en las dos salas existentes en el territorio para el tratamiento de este padecimiento, ubicadas en los municipios de Morón y Ciego de Ávila, pero no es privativo de aquí y en cada área de salud existe personal capacitado para curar úlceras del pie diabético.

Jorge Luis Carrera Martínez, residente de Angiología y Cirugía Vascular, explica que, a veces, el paciente llega con una situación irreversible al desconocer la amplitud del servicio. Entonces, una simple linfangitis deviene amputación.

“Nosotros solo indicamos, son los enfermeros quienes realizan el grueso del trabajo y también los podólogos pueden apoyarnos. Además de mantener los indicadores favorables que ostentamos hoy, en lo adelante, debemos afianzar la proyección comunitaria para detectar en el terreno la dolencia y disminuir los índices de amputaciones de menores.”

Si los números hoy son halagüeños no es por pura simbología, pues responden a un trabajo en equipo que, aunque demanda reajustes, ayuda a que se camine con Heberprot-P en Ciego de Ávila.

  • Hace unos meses Juan Manuel Hernández de la Nuez compartió su rutina de trabajo con Invasor

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis + Ocho =