Cuba: disfrutar con salud

Deutsche Welle

En Cuba, como en casi todo el mundo, la COVID-19 obligó a detener gran parte de las actividades económicas del país, entre ellas el turismo. Sin embargo, el comportamiento de la pandemia nos ha demostrado que la solución más urgente no es aislarnos, sino protegernos.

Luego de varios meses donde los paradisíacos hoteles de la isla estuvieron cerrados, las autoridades cubanas decidieron recibir nuevamente al turismo internacional con el fin de reanimar este importante sector.
Para ello se estableció en todo el país un protocolo de seguridad e higiene, que deben cumplir todas las instalaciones, y que es supervisado por la máxima dirección del país y por el personal competente del Ministerio de Salud. El objetivo de estas medidas es evitar el alza de los contagios por el nuevo coronavirus y garantizar la seguridad de visitantes y trabajadores.

Entre algunas de las normativas sobresalen la aplicación de un PCR-RT a todos los viajeros que arriben al país. Igualmente se dispondrá en cada instalación hotelera de un médico, una enfermera y un epidemiólogo. Se mantienen, además, medidas generales como el distanciamiento entre las personas, la higienización de superficies y el uso de pasos podálicos.

La manera en que la isla ha manejado la actual pandemia de coronavirus brinda mucha seguridad a los visitantes extranjeros. Los métodos empleados para controlar los rebrotes, como el aislamiento de las personas sospechosas y la hospitalización de todos los casos confirmados son unos de los principales incentivos para que el destino Cuba brinde, además de confort, seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *