Educando el tiempo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Cuando llegué al círculo infantil los Chilenitos en la provincia de Ciego de Ávila, pregunté a la directora por Urpiana. Ella sin vacilar se refirió a una señora mayor en edad, pero con el alma llena de ilusión como los niños que tenía en el salón de segundo año de vida.

Me saludó, me dijo que esperara porque primero tenía que dejar bien organizado el grupo de pequeños que la seguían a todas partes, para poder atenderme.

Cuando supo el motivo de mi vista, sonrió y me dijo que estaba de acuerdo, aprovecha cualquier oportunidad para expresar sus sentimientos sobre los niños y la revolución.

¿Cómo se vincula usted al trabajo en el círculo infantil? Comencé prácticamente siendo menor de edad, luego la Federación de Mujeres Cubanas ofreció cursos de superación educacional a los que yo me incorporé.

Hay que tener presente que este es un trabajo que de verdad te tiene que gustar, dedicarle mucho tiempo a los niños y sobre todo educarlos.

Primero fui asistente, luego fui superándome hasta llegar a ser educadora de circulo infantil, no me detuve, estudie música y danza, pero mis niños me hicieron mucha falta y volví con ellos ya con el conocimiento para ayudarlos a superarse.

¿Cómo debe ser la relación familia- círculo?
Hay que tener presente que las educadoras en los círculos infantiles y los maestros en las escuelas, no trabajan solo con los niños, lo deben hacer también con la familia, pues si el conocimiento no se sistematiza se pierde.

Es muy gratificante ver como los niños en los círculos infantiles avanzan en los conocimientos y habilidades según las edades.

Hoy tengo la felicidad de recibir en mi salón a los hijos de mis niños. Sí, no es un juego de palabras es que ahora son adultos aquellos con los que comencé pero siguen siendo para mi pequeños, recuerda que para las madres los hijos nunca crecen, me dijo sonriendo.

¿Qué importancia le concede usted a la formación de las nuevas generaciones de educadoras?
Uh… esa es otra tarea que cada una de nosotras las que ya tenemos un poquito de edad debemos realizar, pues ese es el relevo.

Ya no es como nuestro inicio. Ahora existe la posibilidad de estudiar en el nivel superior esta especialidad, por lo que deben salir más preparados, pero la práctica es la mejor forma de afianzar la teoría, por eso, cada una de las actividades que realizamos debe ser diferente y con mayor alcance de superación.

¿Cuáles son los medios de enseñanzas que se utilizan en el centro educacional?
Bueno los medios de enseñanzas que se deben utilizar para estas edades tempranas deben ser especialmente seleccionados o diseñados, pues su uso permite lograr mayor eficiencia en el proceso de asimilación del conocimiento.

En nuestros días producto al bloqueo impuesto por Estados Unidos a Cuba se hace difícil adquirir materiales educativos, por lo que es vital el incentivo y creatividad de las educadoras.

Trabajamos con materias primas, papel mache y pinturas de todo tipo, pero le aseguro que muchas veces quedan los materiales como salidos de un sueño. En todos los círculos infantiles del país – óigame bien- en todos los círculos infantiles se realiza la orientación vocacional ¿con qué? con lo que hacemos nosotras con amor y dedicación.

El 10 de abril de 1961, los círculos infantiles en Cuba abrieron sus puertas por primera vez, para atender a los niños y niñas menores de seis años cuyas madres estaban laborando y desarrollando la vida nacional.

Este fue uno de los empeños trazados por Vilma Espín, presidenta de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), que hoy ratifican su valía, educando el tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × cinco =