El Aedes no da tregua en Ciego de Ávila

Cada día a las 8: 00 de la mañana se revisan los equipos que saldrán a las calles.

Con un índice de infestación de 0.35, de un mínimo permisible de 0.05, la provincia de Ciego de Ávila no descansa en el enfrentamiento al mosquito del género Aedes y a las enfermedades ocasionadas por él.

Contrario al comportamiento de los indicadores de sostenibilidad en los últimos años, municipios como Ciro Redondo, Baraguá y Bolivia tienen cifras muy superiores a esta media y en los poblados de Cacahual, Gaspar y Miraflores días atrás se confirmó la transmisión, lo cual se traduce en epidemia.

Con las acciones oportunas y el reforzamiento del trabajo antivectorial se impidieron males mayores, pero de modo general se registra un incremento de la reactividad y del número de casos sospechosos, probables y confirmados.

Yoel Sifonte Bello, director provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología, explicó que al cierre del octavo día del ciclo en curso la situación sigue tensa por lo que se requiere la participación de todos los actores sociales.

Hasta la fecha es el Área Sur del municipio Ciego de Ávila una de las más preocupantes por las condiciones higiénico-sanitarias existentes, los asentamientos ilegales, los microvertederos al aire libre, el gran números de familias que guardan en vasijas el agua y su  estructura que incluye dos cañadas que la surcan.

Está claro que la eliminación del vector es hoy una necesidad que pasa por el filtro no solo de las entidades estatales, sino de la población en general, pues en cualquier momento puede confirmarse la transmisión. Entonces la alerta se convertiría en certeza que enferma y mata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *