El Mosquito una y otra vez

La situación higiénico sanitaria en Ciego de Ávila es el cuento de nunca acabar. Sigue la bola de aquí para allá y la culpa no la tiene nadie, como la canción del dúo Buena Fe. Y lo más grave es que el Aedes Aegyti nos está ganado la batalla porque el índice de infestación  en la provincia es de 0.42, muy por encima de los parámetros nacionales de 0.05.

Además, de la indisciplina social y la baja percepción de riesgo en la población, como ya estamos acostumbrados a escuchar por parte de las autoridades sanitarias, existe otra realidad. La inconstancia en la recogida de los desechos sólidos en casi toda la geografía avileña es una de las causas que atentan contra la salud del pueblo.

Según directivos de Servicios Comunales en el territorio, el ciclo de recogida está hoy desfasado, por lo que solo se priorizan zonas puntuales que requieran un saneamiento urgente y centro de ciudad, permaneciendo al desamparo el resto de la ciudad cabecera.

Es cierto, la escasez de recursos y de combustible obstaculizan el desempeño de quienes se encargan de estas labores, pero, aun así, se requiere de una mejor organización y sistematicidad en el programa de recogida.

Ante este escenario sería oportuno buscar alternativas para mitigar la actual situación, tal y como nos ha pedido la máxima dirección del país. Una de las opciones sería, por ejemplo, realizar contratos a personas naturales con transporte propio o con tracción animal para ayudar en la tarea que, a fin de cuentas, es a favor de la sociedad.

Lo que necesita nuestro terruño es un cambio radical, dejar atrás las justificaciones, porque hacer es la mejor manera de decir. Devolverle la imagen que un día tuvo Ciego de Ávila en Cuba, debe ser el deseo de todos los habitantes de esta ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *