Enseñanza Artística en Cuba: derecho cultural al alcance de todos

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Caribbean Children, mantiene un trabajo sólido que incursiona en diversas vertientes artísticas

La Enseñanza Artística, fundamental entre los derechos culturales del hombre y uno de sus escalones más elevados, tiene en Cuba un prestigioso sistema y desde su fundación es oportunidad al alcance de todos los que posean aptitudes, único requisito para acceder a ella.
En la mayor de las Antillas se pueden iniciar estudios en cualquier manifestación de la música, las artes plásticas, el teatro, la danza y el ballet desde edades tempranas y sin costo alguno, en más de una treintena de instituciones, subrayó a la ACN Yoelvis Labañino, director provincial de Cultura en Guantánamo.
Dicha democratización, entre las primeras medidas populares de la Revolución en pro de la dignidad humana -apuntó el directivo-, se hizo realidad hace 55 años, cuando por iniciativa de Fidel se inauguró la Escuela Nacional de Arte, dando lugar a un complejo artístico docente que se ramificó a todo el país, iniciándose así una de las obras revolucionarias más trascendentales y hermosas.
Esa enseñanza se ha sustentado en la ilustración especializada al más alto nivel y en la formación humanista, y ha alcanzado reconocimiento internacional por el rigor técnico artístico y la calidad de sus graduados, argumentó Tailiusmi Portuondo, quien atiende esa rama en el sectorial cultural guantanamero, y comenta, orgullosa, del destaque de su territorio en ese quehacer.
Pocos países pueden hablar de una estructura de educación artística como la nuestra. En el mundo esta instrucción es muy costosa y los pobres no pueden acceder a ella, pero en Cuba es un privilegio que da la Revolución, y desde cualquier rincón un niño, si cumple los requisitos técnicos, tiene derecho a matricular gratuitamente en una escuela de arte, señaló Portuondo.
Puede decirse que los éxitos de la cultura cubana transitan por la existencia de este sistema -añadió Labañino-, por lo que no es casual que este sea uno de los blancos del acoso estadounidense contra el desarrollo económico, científico, cultural y social del pueblo de la Isla.
La guerra económica contra Cuba en este ámbito es evidente, además, en las restricciones de intercambio académico, pero la nación antillana hace gala de su entereza y supera la agresión multiplicado esfuerzos para garantizar a sus hijos una educación de excelencia, que es hoy paradigma en el área.
En la provincia de Guantánamo, a casi un millar de kilómetros al Este de La Habana y con sus tres cuartas partes cubiertas por montañas, coexisten dos flamantes escuelas profesionales de arte, donde se adiestran alumnos del territorio, hasta de las más recónditas localidades, que aportarán, en breve, al desarrollo estético de sus comunidades.
De igual forma ocurre en el resto del archipiélago, que demuestra que ningún cerco impedirá su ascendente desarrollo cultural, que es instrumento al servicio de la libertad y brilla apegado a una identidad y a un derecho indispensable para la dignidad del hombre, que cumple Cuba incuestionablemente y sin pretensiones de alabanzas, sino a pura conciencia humanista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × tres =