Fidel Castro, un lugar privilegiado en el corazón de los patriotas cubanos

Este 25 de noviembre arribamos al cuarto aniversario del paso a la inmortalidad del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, quien desde el monolito que guarda sus cenizas en el cementerio patrimonial de Santa Ifigenia, en la indómita Santiago de Cuba, continúa con la fuerza de sus ideas impulsando la Revolución cubana hacia nuevas victorias.

Fidel nació el 13 de agosto de 1926 en Birán, actual municipio de Cueto, provincia de Holguín, y falleció el 25 de noviembre de 2016 en La Habana, a los 90 años de edad, dejando a su paso por la vida un ejemplo imperecedero de patriotismo que lo llevó a materializar los sueños de José Martí respecto a la libertad de Cuba.

Nadie podría imaginar entonces que aquel niño, fruto del matrimonio de Lina y Ángel, con el paso del tiempo se convertiría en un joven abogado que luchó por cambiar los destinos de su amada Cuba, y encabezó con ese propósito el asalto al cuartel Moncada, la expedición del Granma y la guerra de guerrillas que triunfó el Primero de Enero de 1959.

Después vendría su rol protagónico en la Campaña Nacional de Alfabetización la proclamación del carácter socialista de la Revolución cubana; su presencia en Playa Girón para aplastar la invasión mercenaria; y su invicta trayectoria de lucha y combate revolucionario que lo convirtieron, por derecho propio en el Comandante de la esperanza latinoamericana.

El líder histórico de la Revolución cubana, hizo de la modestia un rasgo esencial de su vida, y su personalidad se inserta, por derecho propio, entre los hombres relevantes a escala universal, reconocido así por sus seguidores e, incluso, por sus detractores.

El reto que significa cumplir al pie de la letra su concepto de Revolución, representa para el pueblo de Cuba mantener vivas sus ideas revolucionarias, y asumir como estímulo y acicate el legado de quien ocupa, por derecho propio, un lugar privilegiado en el corazón de los cubanos.

Al arribar este 25 de noviembre al cuarto aniversario de su partida física, lo haremos con la convicción de que Fidel es Fidel y continúa librando batallas por la Revolución y el socialismo en Cuba, pues su legado es fuente de inspiración, que impulsa a los cubanos agradecidos, a dar continuidad a la obra por él iniciada, la cual llevaremos adelante ¡Hasta la victoria siempre!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *