Hay que salvar a Brasil de las garras imperiales

Fernando Haddad, representante del Partido de los Trabajadores

Una tormenta fascista con horribles consecuencias viene para el hermano pueblo de Brasil si ganara las elecciones el ultraderechista Jair Bolsonaro, amparado por Donald Trump y varios gobiernos lacayos del imperio en Latinoamérica.

Protegido también por el gobierno de facto de Michel Temer, que ha sometido al país suramericano a una creciente pobreza e injusticia, el candidato a la presidencia trata por todos los medios de ganar votos en todos los estados con la complicidad de políticos corruptos.

La oligarquía, con el apoyo de las transnacionales de la información, ahora se esfuerza por vender como oro al fascista y neoliberal Jair Bolsonaro para que ocupe la presidencia del país sudamericano en la segunda vuelta de las elecciones del 28 de octubre.

El candidato del Partido Social Liberal es un militar de reserva y político que cumple actualmente su séptimo mandato en la Cámara de Diputados y se caracteriza por sus exabruptos reaccionarios, sexistas, homofóbicos, fascistas y su apología de la tenebrosa dictadura militar brasileña del 1964.

Que sucedería si ese mafioso ocupara la presidencia de Brasil, seguramente abriría más bases militares yanquis para tratar de quebrar la paz de la región y someterla a la explotación, con la prioridad de destruir la Revolución Bolivariana de Venezuela, uno de los objetivos primordiales del gobierno de Trump.

Nace un monstruo, como diría el politólogo, sociólogo, catedrático y escritor argentino Atilio Borón, quien alega “Si llegase a triunfar Bolsonaro sería el comienzo de una horrible pesadilla, no sólo para el Brasil sino para toda América Latina”.

Ante el aterrador escenario en que vive el hermano pueblo de Brasil, con su principal líder Luiz Inacio Lula Da Silva, apresado injustamente sin cargos, se impone defender la candidatura de Fernando Haddad, representante del Partido de los Trabajadores, empeñado en unir, restaurar la democracia y buscar al justicia social.

En estas circunstancias se hace imprescindible redoblar nuestras fuerzas en las redes sociales para promover la verdad y unir voluntades que acompañen a los pobres de Brasil, engañados por los medios privados de comunicación al servicio del imperialismo.

Hay que estimular los votos para Fernando Haddad, el verdadero candidato del pueblo de Brasil, quien expresó: “Nosotros queremos unir a las personas, a los demócratas de Brasil, a los que se preocupan por los más pobres. Queremos un proyecto que sea profundamente democrático que busque la justicia social”, expresó el candidato del PT.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *