Incrementa Ciego de Ávila sus Incrementa Ciego de Ávila sus plantaciones de guayaba

Agricultores estatales y del sector cooperativo-campesino en la provincia de Ciego de Ávila, disponen ya de alrededor de 700 hectáreas de guayaba roja y blanca, la mayoría en plena producción y destinada a la industria conservera local para la sustitución de importaciones.
Este es uno de los frutos más apetecidos por los turistas foráneos y los cubanos, tanto de forma natural como enlatados en pequeñas fábricas y en el combinado industrial de Ceballos, un proyecto que responde al Lineamiento 147 de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, informó Humberto González, especialista de la Agricultura.
Luego de nueve años de tierras ociosas en zonas del sur y centro avileños, algunos campesinos tomaron la iniciativa de sembrar y cultivar el guayabo, fruto de amplia demanda, cuyo resultado se ha traducido en los millones de barras de crema que llegan a todas las provincias, un nutriente de cualidades especiales.
Los primeros “anapistas” en aplicar esa idea fueron Emerio Pino y Alexander Ramírez, que incorporaron a otros interesados en esa gestión y todos recibieron la ayuda técnica y algunos recursos del ministerio de la Agricultura a través de la Empresas Agroindustrial Ceballos (EAC).
No obstante la destrucción que provocó el huracán Irma cuando azotó a Ciego de Ávila, labriegos estatales y cooperativistas rescataron importantes plantaciones, no solo la guayaba, sino también la piña,  mango, coco, naranja, limón y toronja.
El ingeniero Wilver Bringas Fernández, director general de la EAC, destacó que el propósito para 2020 es llegar a 20 mil hectáreas frutícolas, lo cual situaría a Ciego de Ávila como uno de los territorios más avanzados en esos cultivos con vistas al desarrollo de las pequeñas fábricas y del combinado de Ceballos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *