Juegos, flores y poesía en Ciego de Ávila

Juegos Florales
Juegos Florales

Los XXII Juegos Florales y la XIX entrega del Premio Poesía de Primavera regresan a las carteleras culturales de Ciego de Ávila

Junto a la primavera de mayo es habitual el retorno de los Juegos Florales, evento que en su XXII edición reunirá, del 25 al 28 del presente mes, a poetas de todo el país con el objetivo de establecer un diálogo de retroalimentación literaria y preservar íntegra la memoria histórica de esta arraigada tradición.

El cronograma de actividades incluye presentaciones de libros, en especial, los últimos títulos publicados por las editoriales Áncoras, Sed de Belleza y La Luz; descargas de trova; lecturas de poesía; y la activación de peñas como Los que cuentan, Palabras al viento y Página viva, salidas del catálogo de la Asociación Hermanos Saíz (AHS).

Entre los escritores invitados figuran Osmel Almaguer, Eduard Encina, Yanier Palao, Luis Yuseff, Idiel García, Antonio Herrada, Liliana Rodríguez, Roberto Carlos Fournier, Katherine Bisquet y Yadian Carbonell. A los que se suman los trovadores Daniel Velázquez, Rodolfo Velázquez y Julio César González, así como los autores del patio.

La festividad pretende inmiscuir a diversos públicos. Al respecto, Heriberto Machado Galiana, jefe de la sección de Literatura de la AHS, explicó a Invasor que las sugerencias de los textos y las propias lecturas pueden correr a cargo de los asistentes, aun cuando no sean escritores. Además, serán ellos los que elegirán a la persona ganadora y ayudarán a confeccionar el ingenioso premio.

Hasta el momento, cuatro obras han llegado a la provincia para optar por el Premio Poesía de Primavera, sin embargo, en los próximos días deben sumar 10. El jurado encargado de las deliberaciones está compuesto por Carmen Hernández Peña, Luis Yuseff y Eduard Encina, y el resultado se dará a conocer en la noche de clausura.

• Lea sobre ganadores anteriores del Premio Poesía de Primavera

La cita sesionará en la Casa del Joven Creador y para el sábado se trasladará hasta la Fundación Nicolás Guillén, radicada en la ciudad de Morón.

Esta constituirá una oportunidad más para que jóvenes escritores confluyan e intercambien con otros de larga trayectoria y, asimismo,  recibir una inyección renovadora a la creación poética en nuestros predios.

Escrito por Ailén Castilla Padrón. Tomado de Invasor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *