La arcilla fundamental se fragua en Punta Alegre

La realidad ha cambiado a casi cinco meses del paso del huracán Irma por la provincia de Ciego de Ávila, y en el Consejo Popular Máximo Gómez, más conocido por Punta Alegre, los destrozos desaparecen en un ir y venir de personas dedicadas a la construcción de viviendas.

Brisas de recuperación llegan hasta este puerto pesquero en el norte de la geografía avileña, y entre las manos solidarias están las de aquellos que han abandonado la comodidad de sus hogares para llevar a los damnificados la dignidad de unas paredes y un techo.

Universitarios, integrantes de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media, jóvenes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y del Ministerio del Interior aportaron su esfuerzo en la recogida de basura y escombros, y el apoyo a los albañiles, fundamentalmente.

Para algunos, los siete días de estancia por estas tierras como parte de la brigada Ernesto Guevara resultan insuficientes ante las muestras de amor y agradecimiento de los pobladores, visibles en atenciones como un vaso de agua fría o una taza de café.

Leonelvis Báez Acuña, estudiante de segundo año de Turismo, afirmó que vuelve las veces que sean necesarias para ayudar a esta gente, y siente un compromiso con esa labor.

Las constantes lluvias de los últimos meses, el fango, la escasez de fuerza de trabajo y de madera han retrasado más de lo deseado las faenas de levantamiento de casas.

A pesar de las limitantes se buscan alternativas para avanzar y así lo refiere el teniente Lázaro Álvarez Sardiñas  al no solo limitarse a los lugares programados, también trasladan materiales de los damnificados.

Ni las frías noches en las casas de campaña al lado del mar desanimaron a estas personas comprometidas con su tiempo y realidad, ahí se distraen con la música grabada y los debates beisboleros, tan identitarios de los cubanos.

A la espera del alba descansan y tal vez, de un modo que ellos mismos desconocen, representen esa esperanza y continuidad que expresara el Che.

Tomado de ACN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *