La COVID-19 no detiene producción de alimentos en Ciego de Ávila

En un escenario complejo marcado por la COVID-19, convertida en  pandemia global, los agricultores de Ciego de Ávila se esfuerzan por incrementar sus producciones de ciclo corto para garantizar alimentos frescos a la población.
Así lo constataron hoy autoridades del territorio encabezadas por Carlos Luis Garrido, presidente del Consejo de Defensa provincial, quienes apreciaron en Ranchuelo, un polo productivo de alto rendimiento, del municipio de Chambas, el intercalamiento  y la diversificación de cultivos  en áreas de frutales.
Orlando Pérez Pedreira, delegado de la agricultura en el territorio, explicó que  allí se concentran cosecheros líderes en la producción de granos, viandas y hortalizas, ocupados ahora en la campaña de primavera.
En la finca de frutales de la Cooperativa de Crédito y Servicios  Mártires de Girón, crecen los sembradíos de  ají pimiento, yuca, melón y maíz, al tiempo que preparan la tierra para la siembra de cúrcuma y sábila para la exportación y unas cinco hectáreas  de berenjena con destino a los mercados locales.
El programa cuenta con el aporte de trabajadores como  Osbel Fernández Morales, habitualmente cantinero en el hotel Pilar II, ahora vinculado a las labores agrícolas en la finca de un tío, quien reconoce  que hace falta dedicación y amor para que la tarea salga bien.
Pérez Pereira explicó que Chambas no se autoabastece enteramente con sus áreas agrícolas, por  lo que hay que poner allí determinados productos procedentes de otros territorios, pero sobresale por la Empresa Agroindustrial  de granos  Máximo Gómez, con gran peso en la producción de arroz.
Precisó que a pesar de la carencia de fertilizantes  los productores se han comprometido a continuar la siembra escalonada  de arroz hasta finales de julio, con los recursos disponibles  y abonos orgánicos,  aunque no lleguen a la cifra inicial ni los rendimientos planificados, pues disponen de la maquinaria y la industria necesarias.
En ese  municipio también se destaca la Unidad Empresarial de Base de producción de leche, perteneciente a la Empresa Agropecuaria integral, única de la provincia que cumplió el plan del año anterior, con récord de cuatro millones 900 mil litros .
En la actualidad buscan alternativas para la alimentación de los animales a partir de la siembra de plantas proteicas como la Titonia  y elaboración de piensos criollos,  con el propósito de entregar unos cuatro millones 650 mil litros a la industria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *