La espera, desespera… pero Matanzas ganó la serie cubana de béisbol

Después de 29 años de espera, y en un partido que se fue de un solo lado, un equipo yumurino nombrado Matanzas derrotó hoy 11-2 a Camagüey y se alzó por primera vez en la historia con el cetro en una Serie Nacional de Béisbol.

Este es el tercer elenco de la bien llamada Atenas de Cuba en levantar el trofeo de campeón del pasatiempo nacional, ya que antes lo habían logrado Citricultores y Henequeneros, último en conseguirlo en el lejano 1991.

Un cuadrangular del refuerzo cienfueguero César Prieto en el mismo primer episodio, encauzó el trámite de los Cocodrilos del avezado Armando Ferrer, en su año de debut, luego de haber ganado en la temporada de 1991 con los Henequeneros como coach del grupo dirigido por Gerardo “Sile” Junco.

En el segundo acto, otro jonrón de Erisbel Arruebarruena puso el 2-0 en el pizarrón; pero un ramillete de seis carreras en la sexta entrada sentenció la hazaña esperada por los hinchas yumurinos, con destaque para el hit remolcador de dos carreras de Eduardo Blanco, y los biangulares de Raico Santos y Javier Camero.

Ferrer le dio hoy la bola al derecho Noelvis Entenza, quien lanzó con acierto durante 6.1 entradas al ritmo de cuatro hits, con cinco ponches y tres boletos, basado en poner la bola fuera del alcance de los bateadores de fuerza agramontinos, como Alexander Ayala y Leslie Anderson.

Luego de un out en el séptimo episodio, se le complicó el juego, admitió dos carreras limpias y Ferrer trajo de relevo al veterano de mil campañas Jonder Martínez, quien en 2.2 innings apenas recibió dos hits y no permitió anotaciones

La derrota fue a la cuenta del joven Yosimar Cousin quien, a pesar de su buena velocidad, asimiló los cuadrangulares de Prieto y Arruebarruena, en apenas un episodio de labor. Pero hoy, ni el supersónico Yariel Rodríguez, ni los relevistas pinareños Frank Luis Medina e Isbel Hernández, pudieron contener la desbordada ofensiva de los Cocodrilos.

En las últimas 10 temporadas beisboleras, Matanzas había escalado al podio de premiaciones en nueve ocasiones, bajo las riendas de directores del aval de Jesús Figueroa y Víctor Mesa, pues apenas el pasado año quedaron fuera al ocupar el décimo sexto y último peldaño.

Entonces, las palmas para el debutante mánager Armando Ferrer, quien pasará a la historia como el hombre que hizo emerger a este equipo desde el sótano hasta el primer lugar de la tabla de posiciones en el béisbol cubano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *