La locución es la esencia de Mailín Columbié

Mailín Columbié es una persona como otra cualquiera. Ama el trabajo, la familia, su país y la profesión que realiza. Pero su historia comienza a los seis años cuando se enamoró perdidamente del micrófono y los audífonos, al visitar por primera vez una cabina de radio, y eso le cambió la vida.

“Yo llegué a la locución bien chiquita. Me llevaron a una emisora porque leía perfectamente y entré para no salir nunca más; es lo mejor que sé hacer.

“Siempre quise estudiar Español o algo relacionado con las letras, pero en mi último año de preuniversitario y, ante el déficit tan grande de maestros que existía en ese entonces, nos “obligaron” a estudiar algo relacionado con el magisterio. Es así como obtengo el título de Licenciada en Educación Laboral y Dibujo Arquitectónico”.

Mailín nunca pudo desprenderse del “bichito” de la radio, aun cuando se muda para la Ciudad de los Portales, después de varios años como locutora en la provincia más oriental de Cuba.

“Yo no vine a Ciego de Ávila en busca de oportunidades profesionales. Cuando decido trasladarme hacia acá ya era una locutora formada y si lo hice fue porque mi hijo desarrolló una alergia considerable al ambiente en el que vivíamos y por ello nos sugirieron mudarnos.

“Antes de insertarme en los medios tuve que trabajar en recursos humanos, agente de seguridad, cuidé ancianos… todo eso para dar de comer a mi familia y siempre con el anhelo y el deseo de ejercer en lo profesional lo que de verdad me gusta que es la locución.

“Presentar aquí un currículo  que avalaba muchos años de trabajo y premios nacionales no fueron suficientes, todo por ser del oriente del país y llegar a la Capital de la Locución Cubana.

“Fue mucho tiempo de espera y pruebas: pasé por comisiones en las que dijeron que mi línea melódica no se ajustaba a esta área geográfica, me pusieron a realizar de forma gratuita un boletín… o sea, no me dejaban ejercer como locutora de manera abierta”.

Para esta baracoesa no existen imposibles. Es Madre, hija, esposa, locutora y ahora, por demás, suma otra profesión a su currículo, porque la superación profesional siempre ha sido un “capricho” en su vida. Es por eso que Mailín logra graduarse como periodista en el reciente diplomado de la disciplina impartido en esta ciudad.

“Estudiar periodismo siempre fue un viejo sueño y ahora es que lo cumplí porque siempre hay personas dispuestas a cerrar puertas. Cuando vivía en Baracoa se realizaron varios diplomados de Periodismo pero la dirección de la emisora CMDX La Voz del Toa tomó la decisión de que yo no pasara por ninguno de ellos porque no querían perderme como locutora.

“Intenté por todas las vías posibles resolver ese problema pero al final no me permitieron superarme. Aquí lo logré porque a comienzos del curso tenía poca carga de trabajo y entonces es que decido de una vez reorientarme hacia el periodismo”.

¿Qué esperas de esta nueva profesión?

“Ser periodista no significa que vaya a prescindir de la locución porque yo creo que nací locutora y lo que más desearía es llevar las dos profesiones a la vez.

“Espero ser una periodista de estos tiempos, cumplir con la función social que tenemos, aportar mi granito de arena en el camino hacia un mejor país y contribuir con el gremio en cuanto a la superación profesional. En general espero mucho de esta nueva profesión porque al final los locutores tenemos algo de periodistas”.

¿Locución o periodismo?

Cuando uno nace con un talento y una aptitud hacia algo no se puede renunciar a ello. Además del periodismo también incursiono en la actuación radial pero me gustaría hacerlo todo de forma paralela. Si hay que elegir me quedo con la locución porque esa es mi esencia. Es como si a una bailarina le quiten las zapatillas o a un pintor el pincel; es lo mismo, porque los momentos en los que me han privado de hacer lo que me gusta han sido de mucho sufrimiento.

La locución es una labor que requiere un uso óptimo de la ortología, la prosodia y el idioma, sin embargo, no siempre son respetadas estas normas.

“Si me tocara evaluar la calidad de la locución en esta ciudad diría que le falta mucho para honrar, en todos los sentidos, el título que tiene como Capital de la Locución Cubana.

“El problema de la buena locución es general en toda Cuba porque se ha flexibilizado mucho en cuanto a la rigurosidad que se debe tener para darles entrada a las personas a este gremio.

“Las principales dificultades en locutores son trastornos en el aparato fonatorio, mala dicción, bajo nivel cultural, problemas de improvisación… y cuando dices que estás en la capital de la locución cubana y a la vez te enfrentas a tantos problemas demostrados por el departamento metodológico, puedes llegar a la conclusión de que no se está honrando ese título, por ende hay que hacer un punto rojo sobre el tema locución, no solo en Ciego de Ávila, sino en todo el país.

¿Cumpliste todos tus sueños?

“Siempre hay que superarse y por ende me quedan muchas cosas por descubrir. Por ejemplo, algunas de esas otras metas son ejercer el periodismo y trabajar en Radio Reloj. Me gustaría también tener un programa de entrevistas donde pueda mezclar la locución con el periodismo”.

¿Pudiera Mailín considerarse una mujer con suerte?

“Yo creo que sí, porque tengo la dicha de conseguir las cosas con mucho esfuerzo. Nunca he tenido a nadie que me labre el camino, por eso decir que todo lo logrado hasta ahora es por mi propio mérito y talento me hace sentir una mujer muy afortunada. Muchas batallas, eso sí, pero me han hecho mejor persona y profesional”.

Un comentario sobre “La locución es la esencia de Mailín Columbié

  • el 14 marzo, 2018 a las 2:26 pm
    Permalink

    Amiga cuanto me alegro se cumplieran tus sueños. La suerte la da el sacrificio, demostrar lo que sabemos y superarse. Para ti y tus compañeros felicidades en este día.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *