La última rifa

El cierre del año calienta el panorama beisbolero en Cuba. Este 28 de diciembre los directores clasificados acudirán a “la última rifa” para escoger tres refuerzos.

Es un momento crucial, el segundo de la temporada, que puede marcar el futuro de cada selección.

Matanzas, Las Tunas, Industriales y Granma blindarán sus filas con lo que más necesitan, pero requieren de un razonamiento lógico que valla más allá de nombres o figuras y que resuelvan las carencias que aún persisten en los planteles semifinalistas.

No pretendo hacer un análisis de cada caso, prefiero esperar a las 7.00 de la noche, hora marcada para la última batalla de 2018, previa al inicio de la postemporada.

Con la ausencia de Ciego de Ávila, a la cual no nos acostumbramos todavía, las pasiones aumentan en esta parte de la isla en torno a Matanzas.

Víctor Figueroa acertó con la inclusión de tres avileños para la segunda fase motivado por dos elementos que pueden influir en un gran resultado, el gen ganador de los tres veces campeones de Cuba y el llamado team work, tan necesario en los deportes de equipo.

Con la posibilidad de ser el primero en escoger, no sería casual que sumara a su staff al Cañón de la Trocha, Vladimir García, abridor estrella de los Tigres y uno de los más ganadores en juegos de Play Off.

Es cierto que el 34 no estuvo bien en el segundo tramo, pero como se conoce, a partir de ahora es borrón y cuenta nueva y nadie duda de su calidad como lanzador.

Otro que debe cambiar de casaca es Raúl González, quien quizás este también en la mente del manager matancero.

Es un sueño de la afición avileña ver juntos, aunque vestidos de rojo, a Vladimir, Raulito, Yorbis, Duquesne y Vázquez. De cierta forma sería el mayor consuelo para un pueblo que se acostumbró a ganar y no se conforma. Es también la perfección de una nueva especie que puede atacar en la selva y en el pantano, los Cocotigres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *