Las casas blancas y rojas

El adelanto de la obra es palpable

Como haladas por las últimas ráfagas del huracán Irma, llegaron al puerto las petrocasas, un gesto solidario del gobierno de la República Bolivariana de Venezuela. En apenas unos días, retaron la sapiencia de un grupo de trabajadores de la Unidad Empresarial de Base Obras Varias Norte, de la Empresa de Construcción y Montaje Ciego de Ávila.

La única historia de inmuebles similares construidos en la provincia se remonta a varios años atrás, en el sureño municipio de Venezuela, pero Irma no daba tiempo a regodearse, a buscar experiencias en otros lugares, en tanto con cada una de las 50 viviendas también se levanta la esperanza de igual cantidad de familias damnificadas por el huracán Irma, en el municipio de Morón.

La urbanización comienza a nacer al Oeste de la ciudad, en la llamada carretera a Chambas, con gran impulso, organización y calidad en la construcción, elogiada en más de una ocasión por el General de Cuerpo de Ejército Joaquín Quintas Solá, jefe del Grupo Temporal de Trabajo de la Región Central del País.

Quienes en un principio vieron el terreno baldío, cenagoso, inaccesible, donde en una explanada no muy grande se vertieron uno 63 300 metros cúbicos de material de relleno (más de 5 200 viajes sobre camión), no imaginaron que cuanto allí se transformaba era para unas viviendas blancas, con techos rojizos: las petrocasas de la solidaridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *