Logran impacto social trabajo de los rehabilitadores cubanos en Venezuela

Las 586 salas de rehabilitación en la República Bolivariana de Venezuela constituyen una de las alternativas más elocuente en el incremento de la calidad de vida del pueblo, no solo por el aumento de los pacientes atendidos, sino por la apertura de nuevas posibilidades dentro de la población más vulnerable.

En esas instalaciones labora el personal cubano y en el presente año acumulan más de 2 000 000 de consultas de fisiatría, pero con la novedad de incorporar a la psicoprofilaxis del embarazo más de 11 000 gestantes en toda la geografía del país, donde se añade la captación en el programa de la salud, como una práctica preventiva.

Nireidis Cruz Sarmiento, asesora nacional de las Salas de Rehabilitación Integral, aseguró que esas acciones representan una gran contribución en el proyecto del parto humanizado, impulsado personalmente por Nicolás Maduro Moros, presidente constitucional de la nación y seguido de cerca por las diversas estructuras gubernamentales.

Adriana Reyes, paciente venezolana, al intercambiar con el equipo de prensa con base permanente  en Caracas, afirmó muy emocionada que adora sin reservas a los rehabilitadores cubanos porque impusieron la diferencia en el trato con una magia para darle vida a la gente, afirmó que en los tres meses que asiste a la sala del Centro de Diagnóstico Integral Amelia Blanco, ha visto personas empezar en silla de ruedas y terminar el tratamiento sin usar, ni siquiera bastones.

El personal cubano de la salud adquirieron notoriedad por los resultados en la transformación de la calidad de vida del pueblo bolivariano, con una demanda inusitada en el país, tras la carencia de medicamentos que provoca el bloqueo económico impuesto sobre esta nación, que afecta la estabilidad socioecómica, pero el convenio bilateral con Cuba enriquece la vida espiritual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *