Loma de Cunagua, encanto natural en el centro de Cuba

En el centro de Cuba, la Loma de Cunagua es una de las más de 200 áreas protegidas en el país que sobresale por su biodiversidad y panoramas naturales.
La zona, ubicada en el municipio de Bolivia, en Ciego de Ávila, atrae cada año a cientos de turistas que llegan al destino Jardines del Rey, en la cayería norte de esa central provincia.
Estudios realizados confirman que la permanencia de aves y reptiles como grupos zoológicos más importantes dentro del refugio de fauna, permiten contar con un potencial de gran atracción para el desarrollo del turismo de naturaleza.
La Empresa de Flora y Fauna del territorio avileño cada año promueve acciones en favor del área, dirigidas fundamentalmente a impedir el escurrimiento del agua que ocurre a través de los canales en las más de dos mil 600 hectáreas de ese macizo montañoso.
Este lugar distinguido por la presencia de especies endémicas, raras, vulnerables y amenazadas, como las cotorras y cateyes, está rodeado por el Gran Humedal del Norte de Ciego de Ávila, ubicado tanto al sur como al norte de sus elevaciones.
En el sitio se encuentra una buena representación de reptiles y habitan aves como el tocororo, cartacuba, zorzal real, carpinteros verde y jabao.
Se reportan, además, 83 familias de plantas superiores con 265 géneros y más de 300 especies aproximadamente, de las cuales un por ciento elevado son oriundas de la región y en ellas viven otros plumíferos terrestres como el boyero, el barbiquejo y la paloma perdiz, esta última también con peligro de desaparecer.
Cuenta, además, con una rica diversidad florística, formada por más de 900 variedades, entre las que destacan las melíferas, poliníferas, medicinales, ornamentales, maderables y las que pueden utilizarse en la alimentación humana y animal, y en la artesanía o la industria.
Las labores de silvicultura inciden favorablemente en la reducción de incendios en los bosques, al igual que la limpia de malas hierbas en aquellos lugares de poblaciones de maderas preciosas para propiciar el crecimiento de esos árboles y aumentar su densidad.
Un paraíso natural perdura en la parte norte de la provincia de Ciego de Ávila,  gracias a las acciones que realiza el hombre para su protección y uso sostenible.
Cunagua, que en voz aborigen significa flor de agua y nombre del cacique de una tribu local, es catalogado como un laboratorio natural de relevancia en el centro de Cuba. Preservarlo es también luchar contra el deterioro que cada vez más sufre el medio ambiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *