Los pinos nuevos evocan a su eterno guía

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Las nuevas generaciones de cubanos reeditaron hoy la solemnidad y fervor revolucionario de hace un año, al peregrinar hasta el cementerio Santa Ifigenia, de esta heroica ciudad, donde descansan las cenizas del eterno Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.
En el trayecto por la Avenida Patria la estudiante del sexto año de Medicina, María Elena Mora, delegada al recién celebrado Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, en Rusia, declaró a la ACN que internacionalmente Fidel es muy admirado, y que muchos de los amigos que hizo allí darían todo por venir a Cuba y rendirle tributo.
La futura galena señaló, además, que peregrinar por el fundador de la Revolución cubana es reafirmar todos los logros del socialismo y representar a los jóvenes de Cuba y el mundo.
En compañía de Fidel Antonio Castro Smirnov, nieto del Comandante, los alumnos de la Universidad de Oriente (UO) formaron una avanzada luego del primer bloque, portando imágenes del líder histórico y banderas de la Federación Estudiantil Universitaria y Unión de Jóvenes Comunistas.
Pedro Augusto Mussole, proveniente de Angola, es presidente de la Asociación de Estudiantes Africanos en el territorio y declaró su emoción por personificar a su tierra en este tributo, pues su continente le debe mucho al pensamiento humanista del líder.
Mussole agregó que el término de la segregación racial del apartheid, la independencia de muchas naciones, la mejora de los indicadores de salud de miles de africanos y la formación de profesionales que como él buscan la mejora de su pueblo, son solo algunas de las numerosas muestras de la solidaridad de Fidel.
Una institución de la oriental casa de altos estudios es la Cátedra Honorífica de la UO para el estudio del pensamiento y la obra de Fidel Castro Ruz, y su presidente, el historiador Frank Josué Solar, destacó que para ellos es un compromiso y un privilegio a la vez defender el simbolismo de esta peregrinación.
Insistió Solar en que Fidel consideraba que en Santiago de Cuba siempre le esperaría la victoria y, precisamente en esa juventud que él sentía tan próxima, comienza hoy una tradición como insignia del encargo de esta nueva generación de continuar la obra del invicto líder de la Revolución, en cualquier circunstancia.

Tomado de ACN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − uno =