Otro mal comienzo para Los Búfalos

Mucho ha cambiado el panorama de Los Búfalos desde 2017. En la pasada Liga Superior decepcionaron con un séptimo puesto, en medio de constantes lesiones de jugadores claves y un bajo rendimiento de las figuras jóvenes.

Para la venidera temporada el quinteto avileño mostraba una mejor cara, con cinco miembros de la preselección nacional, la reincorporación de los experimentados Elmis Reyes y Jorge García Quintero y mayor estabilidad durante la preparación.

Sin embargo, el inicio no fue como esperaban los técnicos. Derrota holgada 62×83 ante los subcampeones de Matanzas y aplastante revés frente a los monarcas defensores de Pinar del Río 48×81, dejaron sin argumentos a quienes, desde la distancia, tratamos de comentar sobre el certamen que desarrolla su primera vuelta en Santiago de Cuba.

Y digo “tratamos” porque, aunque parezca increíble, se hace muy dificil encontrar los resultados a pesar la mejoría tecnológica que experimenta el país. Más complejo aún, conocer interioridades para emitir criterios sobre lo ocurrido en las primeras jornadas.

Lo cierto es que estos marcadores nada tienen que ver con la calidad de los multicampeones de Cuba y el mejor ejemplo es que durante la tercera fecha le quitaron el invicto a Camagüey con triunfo de 82 tantos por 68 y el aporte de 45 puntos para William Granda y Yasser Rodríguez con 23 y 22 unidades respectivamente.

Pudiera ser esta la reacción que necesita Ciego de Ávila para transitar sin muchas dificultades hacia la clasificación entre los cuatro grandes.

El camino parece difícil, pero la experiencia competitiva de Los Búfalos se debe imponer en un torneo que bajó su nivel con el aumento de las contrataciones, las ausencias por otras causas y un calendario exigente que obliga a jugar siete encuentros en ocho días.