Muestra empresa avileña de tuberías bajos índices de consumo de energía

La Empresa de tubos de polietileno de alta densidad Ciegoplast, de Ciego de Ávila, logra mantener en 0,53 megawatt-hora el índice de consumo de energía por tonelada de materia prima procesada, muy por debajo de lo previsto, sin dejar de cumplir con los encargos del actual año.
Para bajar o no superar los 0,75 megawatt-hora establecidos, esta entidad, la primera de las tres de su tipo que funcionan en el país, puso en práctica medidas de ahorro de energía, de la cual tienen alta demanda para su normal funcionamiento de producción continua de tuberías de diferentes diámetros y presiones, y conexiones con destino al programa hidráulico en Cuba.
Arael Otero Sutil, especialista principal de producción, informó a la Agencia Cubana de Noticias que para mostrar ese resultado cambiaron las luminarias de vapor de sodio por las de tecnología Led, que son más económicas y resisten mejor los cambios de voltaje.
En el techo de las naves de producción fueron reemplazadas varias tejas de zinc por las conocidas traslucidas de plásticos resistentes a la exposición solor y al impacto, las cuales permiten el paso de la luz pero no de los rayos directos, explicó Otero Sutil.
Para minimizar el uso de electricidad en la bomba de agua potable empleamos un sistema de reciclaje de agua lluvia que, menos para el consumo humano, aprovechamos en las demás labores, añadió el especialista.
La aplicación del trabajo a distancia en los puestos que lo permitan; el apagado en los horarios de máxima demanda de los acondicionados de aires en las oficinas y de los equipos que no son de producción continua, como por ejemplo la máquina donde se elaboran los accesorios, son otras de las medidas de ahorro que aplica el colectivo de Ciegoplast.
El plan de procesamiento de materia prima en el año de la empresa avileña es de cuatro mil 860 toneladas, de las cuales ya se utilizaron dos mil 350, por lo que no existe dificultad alguna para cumplir con las solicitudes, que incluyen, además, caños para redes de ciudades, obras asociadas a los trasvases y el desarrollo del turismo.
Julio cerró con más de 88 kilómetros de caños de diferentes diámetros y presiones producidos con destino a las principales obras que se ejecutan en varias provincias, entre ellas la fuente de abasto El Gato, ubicada en el municipio Madruga, en Mayabeque, que suministra agua al 20 por ciento de la población de La Habana, aproximadamente, sobre todo la que reside al este de la ciudad.
En los primeros siete meses del año también garantizaron conductos y conexiones para la Zona Especial de Desarrollo Mariel, en Artemisa, destinada a convertirse en la principal puerta de entrada y salida del comercio exterior cubano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *