Nancy Brito y su pasión como bibliotecaria

Nancy Brito Ramos es  una moronera que ama profundamente su profesión de bibliotecaria. Cuenta que desde  1972, tras graduarse en la Escuela Nacional de Técnicas Bibliotecarías  en La Habana,se desenvuelve entre  estantes y libros con inmensa pasión.

Aunque desde  hace  siete  años disfruta  de su merecida jubilación, no deja atrás  su devoción por la lectura y  por ese ejercicio que requiere de  tanta dedicación.

“Contraje  el compromiso de  ser  fiel a esta profesión  hasta  mis últimos  instantes de vida, porque  veo en este trabajo una  manera de contribuir  con la cultura del pueblo”, confesó.

Sus primeros pasos dentro de la biblioteca Sergio Antuña de Morón, fueron como auxiliar de información y  luego se desempeñó como especialista de procesos técnicos internos, algo así como la persona  capacitada para clasificar, localizar y facilitar las  obras ante un pedido del público.

Su conversación es fluida y con poca  brecha para intercalar preguntas, pero,  pude preguntarle: ¿qué condiciones se requieren para ser un buen bibliotecario?

Sin mucha meditación responde que, ante todo debe  poseer una  cultura  general integral, esa que se logra  con mucha lectura; buena memoria y tener la facilidad de comunicarse con los demás.

“Mira, hay personas que acuden a la biblioteca en busca de determinados materiales, pero concretamente  no saben lo que quieren, y  es  allí donde  el bibliotecario tiene que aplicar su psicología, sus habilidades y  su  experiencia en el trabajo para lograr  complacer al visitante con el ejemplar  que contiene lo que necesita”.

Nancy Brito no olvida su ingente quehacer en la biblioteca pública de Morón, considerada la segunda  en importancia de la provincia avileña, y todavía le  atañe, como el primer día, todo lo que conspire contra el fondo bibliográfico de esa instalación.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *