Noche de “Luna llena” en Ciego de Ávila (+post) (+video)

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Luna Manzanares entra al escenario como quien sabe que ser artista va más allá de tener un excelente registro vocal y cierto carisma para atraer al público. Ella transpira música, baile, actuación, sensualidad, y con esa intensidad que lo vive lo transmite.

Por eso atrapa miradas y sentidos en una hora y tanto de concierto, donde la audiencia sin remilgos pide otro tema para atesorar ese timbre por tres minutos más, y ella complace a este público avileño como no lo había hecho en otros escenarios durante su periplo por todo el país.

Con tanta fe se para sobre el tabloncillo, que es justamente Canto a Oshún, la primera obra de su autoría que se vuelve acordes para compartir, ha escrito otros temas, pero según sus declaraciones es demasiado exigente y hasta que no le encuentra el alma a una pieza musical no lo interpreta.

Un recuento de su carrera en solitario desde el 2011 se replica en todos los teatros cubanos, hasta terminar en diciembre en la capital. Para quienes la imaginaban más tradicional, más vinculada a sus estudios de canto coral la redescubren ahora como la mujer versátil que es y la artista capaz de engrandecer los más disímiles géneros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × cuatro =