Perdura el patrimonio cultural de Ciego de Ávila

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page
La doble cubierta del inmueble situado en Los Buchillones garantizó la preservación de las piezas

Ante la cercanía del huracán Irma, más de 63 000 piezas museables comenzaron a ser desmontadas de las 13 instalaciones dedicadas a resguardar el patrimonio cultural del territorio.

Sin embargo, el pronóstico de los posibles daños incluía al Batey del Central Cunagua, monumento nacional amenazado por el deterioro de la madera; monumentos locales y joyas de la arquitectura, cuyo estado constructivo demandaba, desde hace rato, acciones de conservación.

Las cuantificaciones preliminares de los daños fueron halagüeñas. De las 59 casas en tira existentes en Bolivia, 39 resistieron los vientos huracanados; el inmueble ubicado en el sitio arqueológico de Los Buchillones, en Punta Alegre, perdió solo la parte superior del techo (la instalación contaba con una cubierta doble para evitar el deterioro de las piezas por la salinidad); tejas y vitrales de la terminal de Morón, y las cubiertas de numerosos museos también sufrieron afectaciones.

El conjunto monumental situado en Lázaro López, la Trocha de Júcaro a Morón y los objetos con valores patrimoniales “sobrevivieron” intactos.

“El proceso de desmontaje de la museografía fue agotador porque debe ser con extremo cuidado y precisión, y requirió la participación de todo el personal. Gracias al compromiso de cada trabajador los daños resultaron menores”, explicó Doralis Nuez González, directora del Centro Provincial de Patrimonio.

El reordenamiento del sector inició con rapidez y las alternativas se cavilaron desde todos los frentes. La vuelta a la normalidad significó la solución del grueso de las afectaciones y la inclusión de actividades en cada cartelera.

En lo referido a los bienes culturales, tanta importancia tienen los objetos como las instalaciones donde están enclavados, y en la comprensión de esta dualidad se han encaminado los esfuerzos. Hasta la fecha solo permanece sin solución la cubierta del Museo Municipal de Florencia, a riesgo de que la belleza de las antiquísimas losas del piso se disuelva a la intemperie.

En los próximos días miembros del Departamento Centro-Oriental de Arqueología del CITMA, inmersos en un amplio proyecto en Los Buchillones, deberán continuar con las acciones de catalogación, estudio y conservación de las 51 piezas excepcionales allí atesoradas, remanentes de los grupos aborígenes que poblaban la zona.

Mientras, la dirección de Patrimonio retoma su rol protagónico en el hacer cumplir las regulaciones urbanísticas y en el cambio de la imagen ciudad de Ciego de Ávila, proceso que incluye reparaciones y rediseños de áreas como el Parque de la Ciudad, el parque Maceo y el Martí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trece − Nueve =