¿Por qué hace espuma la cerveza?

Algunos estudiosos colocan la cerveza en buen lugar entre los beneficios para la salud, si se consume moderadamente. Pero esta bebida tiene también muchas aristas, mitos y aspectos contradictorios, ahora con otra
curiosidad, sobre su espuma.

En ciertos momentos, considerada dañina, en otras beneficiosas para la salud humana, el lúpulo apunta su trayectoria desde épocas muy antiguas, y su tránsito incluye desde los faraones, tanto como alimento o disfrute.

Pero la novedad la anota ahora este brebaje desde el brindis y el ruido del cristal de las copas con un líquido agitándose, lo que motivó la indagación científica, debido a que el contacto de dos botellas de este producto genera una cascada imparable de espuma.

El tema llegó a una mesa, no de bar, sino de expertos en física y fluidos españoles, quizás por el aquello de la copiosa demanda de la bebida en los centros recreativos de Londres, muy famosos.
Durante un año, tres entendidos de la Universidad Carlos III de Madrid replicaron el fenómeno del desbordamiento de la espuma.

Argumentaron en ese entonces que se trata de un problema sumamente conocido cuando los estudiosos lo consideran de una riquísima física, dijo Javier Rodríguez profesor del departamento de Ingeniería Térmica y
de Fluidos, quien tomó parte en el estudio.

La indagación reconoció un triple proceso de cara a la velocidad de transformación del líquido en espuma. Para ello establecieron tres fases, la primera cuando las ondas de expansión y de compresión provocadas por el golpe entre las botellas avanzan por el líquido provocando la rotura de las cavidades de gas en el fondo del envase.

Esas burbujas se rompen y se transforman en otras más pequeñas, creando una gran serie de bolitas de espuma, como segundo proceso, y la parte final consiste en que esas burbujas pesan menos que el líquido a su derredor, y van entonces a la superficie, una explosión en penacho.

Las ondas de presión se conectan con las explosiones subacuáticas, y la burbuja aparece debido a la absorción de dióxido de carbono por lo que sube como una especie de hongo, una explosión, señalan los patrocinadores de la indagación.

No por pequeña, la investigación tuvo poca repercusión, pues incluso colaboraron en los experimentos el Instituto Jean Le Rond D´Alembert de Francia, lo publicaron en la revista Arvix y lo presentaron ante una conferencia sobre mecánica de fluidos de la Sociedad de Física Estadounidense.

Pero no fue tan sencillo como chocar dos botellas de cerveza, sino que los científicos tuvieron que emplear láser pulsado para crear las burbujas en la botella, y luego de golpearlas emplearon cámaras de alta velocidad para atrapar seis mil fotogramas por segundo. Solo así llegaron a esas conclusiones.

Lo que genera el golpe del vidrio es una reacción en cadena debido a la baja presión, de ahí las burbujas, y al impactar el fondo de la botella ese dióxido de carbono escapa en busca de salida. Buen entretenimiento para la ciencia.
Y hay mas, la indagación fue a costa de varias centenas de botellas de cerveza pagadas por los propios científicos, pues en los presupuestos indagatorios no podían figurar acápites de bebidas alcohólicas.

Bebida con moderación constituye un producto muy beneficioso para la salud por su alto contenido de vitaminas, sales minerales, proteínas, fibras, micro nutriente y carbohidratos.

Un estudio de la universidad británica de Cardiff, señala que la cerveza incrementa el colesterol bueno, mejora la coagulación de la sangre, tiene un alto valor nutricional y favorece la digestión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *