Priorizó sector hidráulico obras de abasto y saneamiento

El Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH) priorizó en 2017 las inversiones destinadas al abasto de agua potable y el saneamiento, unido a otros importantes programas relacionados con los trasvases y la hidrometría, esencial para el ahorro del líquido.

De acuerdo con Antonio Rodríguez, vicepresidente del INRH, el plan inversionista de 2017 ascendió a más de 482 millones de pesos, dirigidos en lo fundamental a la creación de infraestructura hidráulica para el desarrollo hotelero y la vivienda, la rehabilitación de sistemas por ciudades, además de la instalación de plantas potabilizadoras y desalinizadoras.

Respaldado por la mayor ejecución en los últimos 25 años en construcción y montaje, que alcanzó los 370 millones de pesos, ese organismo garantizó que más de un millón de personas recibieran mejoras en el servicio de abasto, y unas 200 mil en el saneamiento.

El programa de hidrometría, uno de los más importantes en aras de motivar el uso racional y el ahorro del agua, se fortaleció no sólo con la fabricación y colocación de metrocontadores, sino en la sostenibilidad de esos equipos, para lo cual se adquirieron y ponen en funcionamiento dos bancos de prueba.

En lo relacionado con la ejecución de los trasvases, en particular el Este-Oeste, se progresó fundamentalmente en las tomas para el riego de cultivos como el frijol, maíz, arroz, el tabaco y la caña.

Según el directivo, la actividad inversionista del INRH estuvo motivada por el fortalecimiento del trabajo con las fuentes externas de financiamiento, en aras de disminuir los montos destinados por el país para las obras del Programa Hidráulico Nacional, en tanto se continúa en la búsqueda de nuevos créditos foráneos.
Al resumir las acciones del ramo en 2017, el vicetitular añadió que a inicios de año fueron restablecidas completamente las redes hidráulicas y sanitarias en los municipios guantanameros de Maisí y Baracoa, afectados por el huracán Matthew que azotó con fuerza esas localidades del oriente cubano en octubre de 2016.

Desde enero hasta agosto, debido a la prolongación de la intensa sequía de los tres años anteriores, fue necesario ejecutar obras emergentes en todas las provincias para mitigar los efectos de ese fenómeno, principalmente en Santiago de Cuba, Holguín, Ciego de Ávila y Sancti Spíritus.

Otro de los eventos que marcó el panorama hídrico de la nación este 2017 fue el paso del huracán Irma por el litoral norte cubano, cuyas lluvias asociadas favorecieron la situación hidrológica de la Isla con el aumento en el acumulado del agua en las 242 presas administradas por el INRH.

Tras varios años con niveles de precipitaciones por debajo de lo habitual, el período húmedo de 2017 rompió esa desfavorable tendencia al registrarse, entre mayo y octubre, un promedio nacional de mil 121 milímetros, equivalente al 112 por ciento de la media histórica de esta etapa del calendario.

Las abundantes lluvias -sobre todo en septiembre y octubre- propiciaron la notable recuperación de los acuíferos subterráneos y embalses, que al finalizar el décimo mes almacenaban siete mil 015 millones de metros cúbicos de agua, el 77 por ciento de su capacidad total.

Este 2017 fue novedad la inclusión, por primera vez, de proyectos del sector hidráulico en la cartera de oportunidades de inversión extranjera, vinculados en su mayoría con la producción de piezas, accesorios y equipamientos de cara a respaldar las obras que se ejecuten en el país en dicha rama.

También se aprobó por el Parlamento cubano, en julio pasado, la Ley de Aguas Terrestres, normativa que en busca de ordenar la gestión integral y sostenible de ese recurso en Cuba, pauta medidas para su protección sobre la base de la adecuada planificación, preservación y sostenibilidad, en armonía con el medioambiente.

Entre los principales eventos académicos vinculados a esta esfera, resaltó la II Convención Internacional Cubagua 2017, con una feria asociada en la que participaron unas 63 firmas expositoras provenientes de 18 naciones interesadas en el intercambio de conocimientos y la promoción de tecnologías relacionadas al manejo del agua.

Si bien todo lo desarrollado por el INRH en el año tuvo impactos concretos en el desarrollo socioeconómico del país, queda prestar atención para el venidero calendario a la calidad de cuanto se ejecuta y a la organización y preparación de las obras, en busca de que tengan el valor de uso con el cual fueron concebidas.

Tomado de ACN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *