Prosiguen en el Vaticano reflexiones sobre abusos a menores

Con la presentación de tres ponencias y trabajos en grupo se realiza hoy aquí la segunda jornada del encuentro mundial convocado por el papa Francisco sobre ”La protección de los menores en la iglesia”.
Los conferencistas de la sesión matutina serán los cardenales Oswald Gracias, ‘Colegialidad: enviados en misión’, y Blase J. Cupich, ‘Sinodalidad: responsabilidad compartida’, y en la vespertina será Linda Ghisoni, con ‘Comunión: actuar juntos’, todos miembros del comité organizador del evento.

Los ponentes de la víspera fueron los cardenales Luis Antonio Tagle y Rubén Salazar, además de monseñor Charles J. Scicluna, quien disertó sobre ‘La iglesia como hospital de campo. Asumir la responsabilidad’.

Un momento significativo de la primera jornada fueron los testimonios audiovisuales de cinco víctimas de abusos, momento calificado por monseñor Scicluna de una experiencia muy potente y emotiva, igual que el sacerdote Federico Lombardi, moderador de los debates, quien dijo sentirse muy conmovido.

Así lo describió Iacopo Scaramuzzi en Vatican Insider, sección del diario La Stampa, quien se refirió también a lo expresado en declaraciones a la prensa por el prelado Hans Zollner, quien subrayó que las víctimas provenían de continentes diferentes y sus palabras fueron seguidas por dos minutos de silencio reflexivo.

En correspondencia con lo anunciado en su intervención inaugural, Francisco hizo llegar a los 190 participantes en el evento una relación de 21 puntos con ‘criterios importantes formulados por las distintas Comisiones y Conferencias Episcopales’.

Son -dijo- un punto sencillo de partida que viene de vosotros y vuelve a vosotros y que no quita la creatividad que debe tener este encuentro.

Las sugerencias versan sobre el establecimiento de normas, procedimientos, mecanismos y medidas para prevenir y enfrentar los abusos sexuales en el ámbito eclesiástico, ganar conciencia sobre la gravedad de esos hechos, así como el tratamiento a víctimas y victimarios.

El último de los puntos propone la creación, a nivel territorial, de un organismo autónomo respecto a la autoridad eclesiástica local, que facilite el acceso de las víctimas interesadas en denunciar eventuales delitos, en tanto el duodécimo sugiere elevar a 16 años la edad mínima para el matrimonio.

La reunión en la cual participan representantes de las principales estructuras de dirección de la iglesia católica a nivel global, se extenderá hasta el próximo domingo día 24, cuando concluirá con una celebración eucarística presidida por el papa Francisco.

Tomado de Prensa Latina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *